La ruta del cacao en Tabasco

Explorar Tabasco es conocer uno de los estados más interesantes de la República Mexicana. Casi todas las actividades recreativas que se pueden desarrollar en tabasco se relacionan de una u otra manera, con el agua. Este elemento natural se hace presente en impactantes cascadas, pantanos llenos de juncales y manglares, playas de hermosos paisajes y cañones que el vital líquido conformó a lo largo de miles de años. Todo ello en la actualidad motiva el asombro y la admiración de los visitantes nacionales y extranjeros.

El agua también favoreció el esplendor que tuvieron tres culturas mesoamericanas en el territorio tabasqueño: los olmecas, los zoques y los mayas. Para estos antiguos indígenas, los ríos del estado sirvieron como prácticas vías de comunicación. Esta circunstancia continúa vigente en nuestros días, puesto que prácticamente todas las comunidades tabasqueñas se localizan cerca de un lago o de un río.

Una posible ruta turística para conocer los encantos de Tabasco, se sigue a través de los sitios más importantes para la producción de cacao y chocolate. Es importante saber que de Tabasco proviene el 75 por ciento del cacao que se consume en todo el país. Este recorrido comienza en la ciudad de Comalcalco, en donde, además de hallarse un relevante sitio arqueológico, los turistas pueden conocer atractivos diversos, como la Hacienda La Luz, sede del Museo del Cacao y el Chocolate Dr Otto Wolter Hayer, o bien, la Hacienda Jesús María y la Finca Cholula.

A tan solo unos minutos de Comalcalco, se llega a República Paraíso, complejo ecoturístico cerca del Río Seco y la bocana del Golfo de México, en el municipio de Paraíso. En este lugar se encuentra la laguna de Mecoacán, un museo al aire libre con reproducciones de piezas y monumentos mayas y olmecas, así como también, muchos senderos para pasear, lanchas y kayaks.

Paraíso está integrado al corredor gastronómico Puerto Ceiba- El Bellote- Chiltepec, uno de los mejores para gozar de las tradiciones culinarias tabasqueñas, en sus muchos restaurantes y enramadas. Algunos platillos representativos del estado de tabasco, son, por ejemplo, la jaiba rellena, los ostiones al tapesco, los dulces de coco con piña o camote y por supuesto, suculentos chocolates.

Vale la pena incluir en este recorrido al pueblo de Cupilco, en donde sobresale su templo dedicado a la Asunción de María. La fachada de esta iglesia está llena de adornos de colores y flores, los cuales dan cuenta del gran fervor que los habitantes de Cupilco tienen por su patrona. Es factible completar la ruta del cacao en Tabasco, en tan solo dos o tres días.

Escribe un comentario