Zacapu, Michoacán

Lo más asombroso de la laguna de Zacapu en Michoacán es que cuenta con almejas. Algunos pescadores refieren que esta clase de almejas de agua dulce, es muy extraña y que si se pueden observar estos animales en Zacapu, se debe a la transparencia de sus aguas, las cuales llegan de 14 manantiales diferentes. De acuerdo a ciertas crónicas, en el año de 1548 Fray Jacobo Daciano transitaba de Cherán con destino a la encomienda de Zacapu, acompañado por un grupo de indígenas. La noche les sorprendió en el bosque, en las cercanías del lago y allí hicieron su campamento. Cuando amaneció Jacobo Daciano llamó a todos quienes le seguían y les dijo que por voluntad divina en ese sitio debía construirse una iglesia. Posteriormente trazaron las calles, el mercado, la plaza y la casa real. De esta manera nació lo que hoy en día se conoce como la ciudad de Zacapu.

Lo anterior debió de acontecer el 29 de junio de 1548, puesto que Zacapu fue encomendada a San Pedro y durante muchos años se utilizó el nombre de este santo para nombrar a la zona de la ciudad donde se encuentra el templo parroquial, dedicado a Santa Ana. Zacapu es una denominación chichimeca que quiere decir “piedras preciosas” y que se encuentra en el estado de Michoacán, en un entorno de lagos, lagunas e islas.

Qué visitar en Zacapu

Por lo tanto, de entre los atractivos que ningún turista se puede perder en Zacapu hay que mencionar los siguientes: la Parroquia de Santa Ana, el Santuario de la Virgen de Guadalupe, la Capilla de San Juan Bautista y el convento franciscano construido en el siglo XVI. También hay un complejo conventual franciscano, en la localidad de Naranja de Tapia. Por lo que se refiere a los puntos de interés arqueológico, hay que mencionar una extensa zona que comprende una porción del lugar donde se localiza la cabecera municipal.

En lo tocante a las fiestas principales de Zacapu, este rincón michoacano se caracteriza por ser el escenario de coloridas festividades. Una de ellas acontece el 24 de junio, con la Fiesta de San Juan Bautista, otra de gran importancia es la Festividad en honor de Santa Ana, el 26 de julio. Para el 15 de septiembre se organiza en el lugar una importante carrera ciclista, la cual ha servido de plataforma a numerosos ciclistas que han logrado destacar a nivel nacional, como es el caso de Rodolfo Vitela y Armando Martínez. En noviembre, Zacapu es el escenario de una gran feria agrícola, comercial y ganadera. Pero el entorno de esta comunidad purépecha se llena de fervor y sentimiento el día 12 de diciembre, con la celebración en honor de la Virgen de Guadalupe, la cual se lleva a cabo en la cabecera municipal y buena parte de las comunidades cercanas.

Cómo llegar a Zacapu

Para llegar a Zicapu saliendo desde la ciudad de Morelia, hay que tomar la carretera estatal número 15 con rumbo a Quiroga. Unos quince minutos más adelante aparece la laguna de Zacapu. Desde la capital michoacana hasta el destino que les recomendamos hay una distancia de 84 kilómetros.

Información relevante acerca de Zacapu

La música tradicional de estos rumbos michoacanos se interpreta con bandas de viento y mariachi. Las tradiciones artesanales incluyen la elaboración de piezas de alfarería, vasijas y objetos de fibras vegetales. Por lo que se refiere a la gastronomía local, esta última queda representada a la perfección por el “churipo”, un alimento ancestral que incluye caldo de res en chile colorado, acompañado de ciertos tamales conocidos como corundas y atole de grano.

Actividades a realizar en Zacapu

Por lo que se refiere a las bebidas tradicionales de la región, sobresale el tepache, el cual es la bebida típica de varios municipios cercanos a Zacapu. Tal bebida se prepara en una olla de barro llena de agua, piloncillo y cáscaras de piña, y se deja fermentar por tres días seguidos. Esa bebida se degusta en celebraciones y es conocida también en algunas otras poblaciones como Carape. No hay que olvidar lugares como el convento franciscano, la zona arqueológica, la casa de la cultura, las lagunas de Zacapu, La Zarcita, La Crucita y el Tarejero.

Escribe un comentario