Zacapoaxtla, Puebla

Es una pequeña comunidad del estado de Puebla, enclavada en medio de altos cerros. Si bien no abundan las referencias históricas acerca de  Zacapoaxtla, se tiene conocimiento que en esta zona del país, en tiempos prehispánicos, habitaron grupos nahua-chichimecas, con raíces totonacas.

En los comienzos de nuestra era, una buena parte del noreste de la actual Puebla, formaba parte del área de Totonacapan, que durante el siglo XII estaba integrado a otros importantes señoríos. Además, se tiene registro de que en 1270 hizo erupción el volcán Apaxtepec y con ello cubrió a la comunidad de Xaltetelli. Los sobrevivientes, poco después, fundaron el pueblo de Zacapoaloyan, el cual, con el tiempo, se transformó en Zacapoaxtla. En cierto momento, este último y los demás asentamientos de la región, fueron sometidos por la Triple-Alianza y anexados al señorío de Texcoco.

Tras la conquista, Zacapoaxtla quedó bajo el control de Jacinto Portillo, el cual, en cierta etapa de su existencia, se hizo misionero. Como quiera que sea, Zacapoaxtla tuvo su primera iglesia hasta 1576, de rústico diseño y dedicada a San Pedro. Luego, esta construcción fue derruida y se levantó otra, en la primera parte del siglo XVII. Fue hasta el 11 de marzo de 1826, tras la Guerra de Independencia, que Zacapoaxtla recibió la denominación de villa y el 1 de abril de 1835 se transformó en la cabecera del municipio homónimo.

Qué visitar en Zacapoaxtla

El centro de Zacapoaxtla es pintoresco y grato, con muchos portales, estrechas callejuelas, techumbres de teja y un irresistible hotel inaugurado en 1900, justo en la Plaza Constitución.  Los cerros de las inmediaciones asoman por encima de los edificios, portales y en la mayoría de las esquinas, lo cual otorga un sutil encanto a esta histórica plaza de armas.

El Palacio Municipal de Zacapoaxtla, en el año 2010, cumplió su primer siglo de existencia y es la sede del Museo Xolalpancalli, el cual expone fósiles, piezas prehispánicas y otros objetos de gran valía histórica para conocer el desarrollo que ha tenido esta región del país desde hace siglos.

Cerca de este recinto museístico se localiza la Parroquia de San Pedro Apóstol, cuya primera etapa de construcción data del siglo XVI. Se destaca con facilidad porque en una de sus esquinas, frente al atrio, exhibe una diminuta capilla neoclásica, en honor al Cristo guatemalteco de Esquipulas.

Un poco más hacia el sur de Plaza Constitución, transitando por la calle 5 de mayo, se llega al Santuario de Guadalupe, templo que, si bien no posee un gran valor estético, hay que ponderar en su importancia como sitio de peregrinaje.

En las afueras de Zacapoaxtla, camino a Cuetzalan, a tan solo 5 kilómetros, se localiza la cascada La Gloria. Es una hermosa caída de agua, a la cual se accede, luego de avanzar unos 10 minutos por la densa selva del lugar. Es recomendable no nadar en esta cascada, por las fuertes corrientes que llegan a presentarse allí.

Cómo llegar a Zacapoaxtla

El pueblo de Zacapoaxtla se localiza a 131 kilómetros de la ciudad de Puebla y se puede arribar a tal comunidad, siguiendo la carretera 129 o la 595.

Información relevante acerca de Zacapoaxtla

Otras cascadas recomendables de visitar en los alrededores de Zacapoaxtla son la Cascada de la Olla, la Cascada de Atepolihui, o la llamada Velo de Novia. Esta última es la más elevada de la región, con sus 300 metros de altura. Así también sobresale, la cascada Ejecayán que además del hechizo visual que motiva, ofrece el plus de contar con puestos comerciales en donde se crían y expenden truchas frescas.

Otro lugar atractivo relacionado con Zacapoaxtla, es el cercano paraje de Apulco, el cual se asienta junto a un río homónimo. Allí se levanta una notable ex hacienda transformada en establecimiento de hospedaje con cabañas y un diminuto lago.

Actividades a realizar en Zacapoaxtla

Se pueden visitar los tres miradores que tiene Zacapoaxtla. Uno de ellos es el de Santa Anita o Los Asientos, y se halla en la entrada sur al pueblo; otro es el mirador de la calle Miguel Negrete, el cual nos brinda una espectacular panorámica de la cañada y las elevadas serranías del noroeste y finalmente, el mirador norte, también conocido como La Cortadura.

Escribe un comentario