Xico, mágico pueblo de Veracruz

El pueblo Xico fue declarado como “Pueblo Mágico” en el 2011, pero más allá de este importante acontecimiento, la comunidad preserva en sus calles, el sortilegio de la provincia mexicana: construcciones coloniales, flores por doquier y un ambiente colorido y entusiasta. Estamos en uno de los rincones más encantadores del centro de Veracruz. Los turistas que visiten este pueblo, todavía pueden contemplar, estupendas estampas del México tradicional, por ejemplo, mujeres haciendo tortillas y tlacoyos a mano, ancianos meditando en la iglesia y vendedores de leche avanzando en burros.

Xico es una alegre población que tiene un clima bastante  templado y húmedo. Se encuentra en las áreas bajas del Cofre de Perote, por lo cual, aparece en un entorno de montañas y haciendas cafetaleras. Varios de los productos que allí se producen han otorgado un justo reconocimiento a la región. En Xico, localizado a unos 19 kilómetros de Xalapa, los visitantes hallarán un sitio de antiguas costumbres y pintorescos detalles. Quienes pasean por sus calles empedradas, tienen la oportunidad de contemplar añejas casonas, museos variados y hermosos templos que nos dejan saber un poco más acerca de las creencias y los secretos de los hospitalarios moradores. Y lo más cautivante de este pueblo mexicano, son sus varios miradores, que nos ofrecen estupendas panorámicas a diferentes caídas de agua y una vivencia culinaria fuera de serie.

Por lo que se refiere a las artesanías más sobresalientes de Xico, hay que mencionar las máscaras de madera y las artesanías de madera de café y de hoja de maíz. Son creaciones bellas y admirables por su notable manufactura. En lo que respecta a la gastronomía de Xico, son muy valorados platillos como el mole “Xonequei”, caracterizado por un sabor más dulce que el mole poblano y también por su delicioso pan de huevo.

Cuando viajes al pueblo mágico de Xico, orgullo turístico veracruzano, no te pierdas la Parroquia de Santa María Magdalena, una bella edificación del siglo XVI, con sus muchos detalles neoclásicos y barrocos, el Museo del Vestido, con el llamado “Patio de las Palomas” y que exhibe una colección de 700 vestidos dedicados a la Santa Patrona, el Museo Totomoxtle, en donde se atesoran figuras realizadas en hoja de mazorca y también, la capilla del Llanito, en donde se le reza a un Santo Niño que tiene fama de ser milagroso.

Para los aficionados al ecoturismo, es importante saber que este Pueblo Mágico de Veracruz se encuentra en un entorno de riachuelos, arroyos y cascadas. De entre las más aconsejables de visitar, tenemos a la Monja y la de Texolo. En las afueras del municipio no hay que perderse el famoso Puente de Pextlán, el cual se extiende por un enorme cañón creado por el agua en las rocas.

Escribe un comentario