Vive unas intensas vacaciones en Cuetzalan

Ubicado en la sierra norte de Puebla, Cuetzalan Pueblo Mágico es un destino inigualable para vivir un encuentro espectacular con la naturaleza.

Cuetzalan es conocido por los múltiples encantos naturales que ofrece la sierra a su alrededor, así como el misticismo que aún conserva la localidad, y aunque menos conocido, también ofrece a los viajeros emocionantes aventuras para pasar unas vacaciones divertidas e inolvidables.

La experiencia que nos brinda Cuetzalan inicia desde el viaje. Una carretera serpenteante nos conduce por la sierra rodeada de exuberante vegetación y encantadores paisajes de montaña.

Por la mañana, el sol disipa la atmósfera de niebla nocturna para descubrir ante nosotros un pintoresco pueblo de calles empedradas, muros blancos y techos de teja cuya vista seduce a cualquiera de sus visitantes.

Pero su atractivo va más allá. Aunque más reciente, en sus alrededores se encuentran algunos hoteles ecoturísticos que ofrecen opciones alternativas para descansar, disfrutar del contacto con la naturaleza, la convivencia con comunidades indígenas, acampar y practicar deportes de aventura.

En sus alrededores se hallan barrancas, ríos, cascadas, grutas y otros parajes para practicar actividades como senderismo, bicicleta de montaña, cabalgatas, rappel, exploración de cavernas y excursionismo. Otras opciones como tirolesa, puentes de hilos y puentes colgantes, así como pared de escalada también se pueden disfrutar en sus alrededores.

Entre los lugares más conocidos están la cascada de Las Brisas y la cascada Las Hamacas en San Andrés Tzicuilan; así como la gruta de Atepolihui, segura y accesible para el público en general; asimismo, se puede visitar la zona arqueológica de Yohualichan.

En el centro de Cuetzalan es posible asistir a la ceremonia de los voladores frente al Templo de San Francisco. Los fines de semana se instala alrededor del templo el tianguis regional, una buena oportunidad para comprar productos locales como el café, y no puede faltar probar la comida típica como los tlacoyos, la cecina ahumada y su aguardiente local o yolixpan.

Cuetzalan ofrece una experiencia de viaje alternativa, cerca de la naturaleza, llena de color, sabores, tradiciones y misticismo, un viaje memorable, para propios y extraños.

1 Comment

Escribe un comentario