Viaja de aventón en México

El aventón, ride o auto-stop, resulta ideal para aquellas personas que cuentan con poco dinero para pagar un autobús, carecen de automóvil, no encuentran otro medio para llegar a su destino final o buscan este tipo de transporte por el ansia de encontrar nuevas aventuras. En realidad, pedir aventón puede ser la suma de estos cuatro factores.

Viajar por aventón en México es relativamente fácil, la gente es amable y solidaria, no obstante te recomendamos tomar en consideración los siguientes detalles:

1. Verse amigable, tener una apariencia que inspire confianza a los conductores.

2. Buscar un trato personalizado. Es mejor pedir aventón en sitios que permitan platicar con el conductor antes de abordar su vehículo. Por ello los sitios ideales para “hacer dedo” son los topes, las gasolineras y las casetas.

3. Tener una pancarta que diga con exactitud el lugar al que pretendemos llegar, así le damos cierta orientación al conductor antes que se detenga.

4. Tener intuición. El aventón no es siempre un azar, antes de subir a un carro desconocido podemos encontrar ciertas señales de alerta, como lo puede ser el aliento alcohólico del conductor, miradas lascivas en caso de haber mujeres, etc.

5. Siempre resulta más sencillo pedir aventón a las pick-up que tengan descubierta su parte trasera. Son vehículos de carga, por lo que cargar a un viajero les resulta un favor nada complejo.

6. Los chóferes de camiones de carga suelen ser amables con los viajeros que piden aventón, generalmente realizan largos trayectos en soledad, por lo que contar con una amena compañía puede hacerles menos tedioso su largo trayecto.

México es un país de contrastes, por lo que resulta muy diferente pedir un aventón en Chiapas o en Nuevo León. En el sur, particularmente en las zonas de mayor población indígena, los aventones son cotidianos, por ello, al finalizar el trayecto, no es extraño que el conductor pida un apoyo económico por el favor.

Resulta grato tener prevista una compensación para el conductor, finalmente gracias a él conseguimos ahorrar algunos pesos. No necesariamente tenemos que darle dinero, quizá frutas o invitarle alguna bebida en el camino. Un pequeño detalle nos hará sentir más confortables ante el buen gesto del conductor.

1 Comment

Escribe un comentario