Vacunarse antes de viajar

Vacunarse antes de emprender una travesía es algo de gran importancia para gozar a plenitud del viaje. Independientemente del lugar al que se pretenda viajar, siempre es conveniente estar protegidos ante cualquier eventualidad sanitaria que se presente. Especialmente cuando se visita algún destino exótico, de ambiente tropical, densa vegetación y muy húmedo o caluroso, hay que tomar ciertas provisiones sanitarias. Por supuesto una de las más aconsejables es vacunarse.

Pero ¿vacunarse de qué? ¿Cuáles son algunas de las vacunas universales especialmente convenientes para los viajeros? Precisamente eso es lo que vamos a comentarte en las líneas siguientes.

En primer lugar mencionaremos la vacuna contra la fiebre amarilla. Se trata de la vacuna más buscada por las personas que viajan frecuentemente. La fiebre amarilla es transmitida por la picadura de un mosquito infectado con este mal. La incidencia de esta enfermedad es especialmente elevada en el continente africano y en América del Sur.

Ahora mencionaremos a la Hepatitis A. Es una grave enfermedad que se transmite a través de la ingestión de bebidas y alimentos contaminados. Las regiones del mundo en donde se registran más brotes de este mal son: el Mediterráneo, África, Europa del Este, Asia y Centro América

Por lo que se refiere a la Hepatitis B, es otra de las vacunas que todo viajero debe considerar aplicarse. La transmisión de esta enfermedad se da especialmente por vía sexual, a través de transfusiones sanguíneas o bien, por el uso de material contaminado, como por ejemplo jeringas o los instrumentos para aplicar tatuajes. La vacuna contra la Hepatitis B es especialmente aconsejable para personas que tengan planeado radicar por más de medio año en: Asia, Sudamérica Europa Oriental, el Sudeste Asiático, China y las Islas del Pacífico.

La Encefalitis, la Fiebre Tifoidea y la Malaria son otras de las enfermedades que debemos tomar en cuenta para protegernos antes de viajar. La primera se transmite por una garrapata que habita en los bosques de Europa del Este, Rusia, China y Japón y la segunda es una enfermedad que surge por el consumo de comida y agua contaminadas, especialmente en Centro y Sudamérica, Medio Oriente y África y la tercera si bien aún no existe vacuna contra ella, hay ciertos medicamentos que sirven para curarla, como la primaquina y la cloroquina. La malaria se transmite por la picadura de un mosquito.

Otros dos males de los cuales todo viajero se debe proteger con una vacuna son: La Meningitis Meningococica y el Tétanos. El brote de la primera enfermedad abunda en África y el segundo es un mal que surge de una bacteria que penetra en el organismo a través de heridas en la piel.

Escribe un comentario