Turismo de aventura en Acapulco

Acapulco y el estado de Guerrero en general, son de notable interés para los aficionados al ecoturismo y el turismo de aventura. Generalmente, cuando se menciona a Acapulco, uno piensa en playas para descansar o en gratos hoteles en donde hallar mucha relajación y buenos servicios. Pero lo cierto es que, miles de turistas, frecuentan semana a semana este paraíso del Pacífico Mexicano, con el objetivo de medir su valentía, habilidad y resistencia, en actividades lúdicas sumamente extremas.

El turismo de aventura es uno de los aspectos clave para el éxito que tiene desde hace décadas Acapulco, para fines vacacionales. No hay muchos lugares con el atractivo que tiene Acapulco, para las actividades recreativas al aire libre y los deportes extremos. Este puerto guerrerense es una garantía de muchas descargas de adrenalina y sana diversión con total seguridad.

No obstante, es preciso señalar que todas las actividades relacionadas con el turismo de aventura en Acapulco, precisan de cierto grado de habilidades físico-deportivas. Y es que varias de ellas, implican la superación de situaciones de riesgo físico en ambientes naturales agrestes o poco accesibles. Esto se hace patente para quien visita Acapulco, puesto que allí se experimenta la naturaleza en su condición más pura.

La aventura en Acapulco puede disfrutarse en dos lugares principales: en la bahía y en la zona Diamante. En ambos lugares y por supuesto, en las cercanías del puerto, se tiene un entorno excelente para la práctica de numerosas dinámicas extremas. Hermosos paisajes naturales, manglares, lagunas y ámbitos rebosantes de plantas y animales de la región, son elementos característicos de los ambientes silvestres de Acapulco, por ejemplo, en los manglares de la laguna que hay en Puerto Marqués.

Otra posibilidad nos la brinda el río Papagayo, puesto que, por sus particulares características, resulta perfecto para el disfrute del rafting, es decir, el descenso en ríos sobre balsas inflables. Con la guía y el equipamiento necesario, es una diversión que puede ser compartida por toda la familia. Dos alternativas adicionales para tener emociones fuertes en Acapulco, son el bungee jumping, saltando desde puntos elevados de la bahía, con el apoyo de personal capacitado en este divertimento, solo para valientes y también, el vuelo en aviones ultraligeros o en parapente, gracias al cual se podrá contemplar todo Acapulco desde una visión privilegiada y a una trepidante velocidad. La Roqueta y Pie de la Cuesta son otros dos lugares de gran valor ecoturístico, que recomendamos conocer.