Tepito a fondo

Conocido popularmente como “El barrio bravo”, Tepito es uno de los sitios más populares y tradicionales del Distrito Federal. Desde ahí aflora el comercio de todo tipo de mercancías, ya sean productos originales o piratas que, por lo general, tienen un precio inigualable.

El barrio tiene mala fama, y seguramente nadie metería las manos al fuego para defender la honestidad de sus vendedores, pero aún así, no cabe duda que Tepito es de esos lugares obligatorios para el viajero que quiere conocer el México profundo, con sus colores, sabores, olores y sonidos al tope.

Tepito es la meca del comercio informal, es extenso y es fácil perderse entre tantos puestos; por ello te daremos algunos consejos para salir avante en tu próxima visita:

El mercado se instala de martes a domingo en un horario de 10am a 5pm, siendo los días de mayor movimiento los fines de semana.  De hecho algunas zonas del gran mercado se instalan exclusivamente el día domingo; por lo tanto es el mejor día para visitar la zona.

Aunque hay una estación del metro llamada Tepito, el mercado es tan extenso, que prácticamente abarca 4 estaciones. Te recomendamos bajarte en el metro Garibaldi, punto de inicio del gran mercado. Al salir a la superficie, lo primero que encontraremos será un amplio mercado de libros y revistas usadas. Los precios enloquecerán a cualquier amante de la lectura. A un costado inicia el famoso mercado de “La Lagunilla”, donde es posible encontrar ropa de la última moda (pirata y original), disfraces, vestidos de novia o quinceañera,  playeras de diseño y sofisticados tenis multicolores. Paso a paso, el mercado se transforma, sobre la calle Comanfort la mercancía  tiene todo tipo de antigüedades: cuadros, obras de arte, anforitas, pipas, uniformes militares, discos antiguos y miles de curiosidades.

Si caminamos por Eje 1 y nos adentramos a Tepito, llegaremos a la calle de Peralvillo, donde se pueden encontrar todo tipo de aparatos electrónicos. Más adelante, la calle Jesús Carranza es famosa por tener un pasillo repleto de películas, ahí es posible encontrar puestos con los filmes de culto más crípticos y difíciles de encontrar a un precio exageradamente bajo, obviamente la mayoría de los productos son pirata, eso sí.

Por todo el mercado se venden todo tipo de comidas y bebidas. Son incontables los puestos que ofrecen micheladas, aparentemente no hay ninguna restricción por beber en la calle. Hay dos lugares que podemos recomendar para comer. Al fondo de la calle Jesús Carranza, venden unos tacos de arrachera deliciosos y muy higiénicos. Asimismo, en la calle Matamoros, casi esquina con Tenochtitlán, destaca un negocio de colores azul y rojo que se especializa en tacos dorados de papa y carne, los cuales son económicos y extremadamente populares. Ahí también es posible saborear un tepache bien frío, una de las bebías más tradicionales del México central.

En medio del mercado está enclavada la Iglesia de San Francisco de Asís, recientemente restaurada, bella, pero aún así, secuestrada por cientos de puestos que la rodean.

Curiosamente Tepito ha destacado por el peculiar culto a la Santa Muerte, desconocido y condenado por la Iglesia católica. Es en la calle Alfarería, #12, donde se encuentra el principal altar.

Contrario a lo que se piensa, Tepito no es tan peligroso, se puede caminar tranquilo por sus calles, siempre y cuando esté instalado el mercado, cuando los puestos se van y cae la noche es un sitio que causa cierto escalofrío.

Escribe un comentario