Tepalcingo, joya del barroco mexicano

A tan solo 4 kilómetros al suroeste de Chalcatzingo, se localiza Jonacatepec, comunidad morelense de gran proyección turística por sus hermosos viveros. También en Jonacatepec, es posible visitar el área prehispánica de Las Pilas, en donde destacan dos pirámides de procedencia teotihuacana. Este yacimiento arqueológico tiene un horario de lunes a domingo, de 9 de la mañana a las 6 de la tarde. Tales vestigios arqueológicos se encuentran adyacentes al grato aunque sencillo balneario de Las Pilas.

A continuación, desde la ciudad de Jonacatepec, se siguen aproximadamente 4 kilómetros hacia el sur, hasta llegar al balneario conocido como Las Termas de Atotonilco. Es un sitio que, aun modesto, resulta célebre desde hace muchos años, por las aguas termales que incluye. Se cuenta que algunas importantes figuras de la historia de nuestro país, como Hernán Cortés, Emiliano Zapata y Porfirio Díaz, eran asiduos visitantes de Las Termas de Atotonilco. De hecho algunas de las pozas artificiales de mayor antigüedad, se le atribuyen al conquistador español.

Tras otros 6 kilómetros, se arriba al pueblo de Tepalcingo, en cuyo centro aparece el Santuario de Jesús Nazareno. A este edificio sacro también se le conoce como el Santuario del Señor de Tepalcingo. La imagen que se venera en esta iglesia nos presenta a Jescucristo con su cruz a cuestas. La fiesta para celebrar a esta figura se realiza año con año, el tercer viernes de cuaresma y junto con ella se realiza el tianguis más grande de México. Este mercado al aire libre, tradición de origen prehispánico en todo nuestro país, congrega a cientos e incluso miles de puestos.

Por lo que se refiere al Santuario de Jesús Nazareno, se sabe que fue edificado entre 1759 y 1782 y precisamente de esa época data su preciosa fachada, la cual, no solamente se perfila como una de las muestras del barroco más admirables en el estado de Morelos, sino que, además, puede ser considerada como una de las obras maestras del barroco en nuestro país. En dicha portada se puede observar, un notable Cristo crucificado, además de miríadas de santos, querubines, ornamentos vegetales y adornos variados, todos ellos elaborados con argamasa.

El anterior recorrido, la travesía hasta Tepalcingo, tomando como escalas sitios tan divertidos y agradables como Chalcatzingo, Jonacatepec, Las Pilas y Las Termas de Atotonilco, es una de las experiencias turísticas más gratas que se pueden vivir en el estado de Morelos.

Escribe un comentario