Taxco, el encanto colonial

Establecida sobre un áspero terreno montañoso, a una altura de 1,800 metros sobre el nivel del mar, Taxco se exhibe como uno de los centros urbanos coloniales que menos ha resentido el paso del tiempo. De hecho, visitar este hermoso lugar en el estado de Guerrero, es como viajar en el tiempo, a una edad de honor, galanterías y aventuras a capa y espada. Muchos españoles llegaron a Taxco con una gran ilusión de fortuna, motivada de las referencias aztecas acerca de grandes yacimientos de minerales y metales preciosos en la región.

A raíz de este influjo de prospera vitalidad, Taxco experimentó un siglo de entusiasta fiebre de plata. Mucho de este metal fue extraído de las minas cercanas y la ciudad recibió gran parte de los beneficios de todo este trabajo. En dos ocasiones especialmente, Taxco creció y se embelleció de notable manera. Una se dio como consecuencia del hallazgo de un filón de plata en el siglo XVIII, y la siguiente, en la década de los treinta del siglo XX, cuando el norteamericano William Spratling promovió intensamente la creación de artesanía en plata.

Como lugares de interés en Taxco se pueden mencionar el Museo de Arte Virreinal Casa Humboldt, la bella Iglesia de Santa Prisca, el Museo Guillermo Spratling, en honor del mencionado benefactor, y el célebre Bar Bertha, que se precia de ser la cuna del internacionalmente famoso cóctel conocido como “Margarita.”

Para hospedarse en Taxco se recomienda la Posada de la Misión, que cuenta con 127 habitaciones, murales de admirables artistas plásticos mexicanos, una espléndida piscina y un restaurante de categoría. Tel 762 6220587 www.posadamision.com

Escribe un comentario