Semana Santa en Real de Catorce

Es una vivencia única, de esas que se quedan en la memoria de tan gratas que resultan. Estamos hablando de pasar las vacaciones de Semana Santa en Real de Catorce, Pueblo Mágico de San Luis Potosí. Es una elección turística muy provechosa, ya que nos permite conocer una faceta diferente de nuestro México, muy distinta de las que nos brindan los destinos de Playa o las grandes metrópolis de la nación.

De entrada, visitar Real de Catorce es como conocer muchos sitios distintos. Primero se explora una comunidad que fuera abundante en plata, próspera, opulenta, capaz de construir un túnel formidable. Pero viajar a este sitio en Semana Santa también implica adentrarse en un poblado casi fantasma, de los tiempos en los que tales vetas ya se habían agotado, un lugar desolado, con deambulantes  grupos de perros salvajes y ancianos esperando sus últimos instantes al calor del sol. Finalmente, Real de Catorce también es ese punto místico en donde  muchos jóvenes buscan su destino y sabios indígenas huicholes merodean, preparando sus próximos viajes interiores, con la ayuda del peyote.

Algunos de los atractivos más relevantes de Real de Catorce, imperdibles para unas vacaciones de Semana Santa, son, por ejemplo, el Panteón Antiguo de San Francisco, en donde se levanta la Capilla de Guadalupe.  Este edificio fue construido por los religiosos franciscanos en 1770 aproximadamente. El interior de esta capilla es sencillo y en su suelo se encuentran las criptas de quienes fueran algunos de los habitantes más ilustres del lugar.

En la actualidad, existen unos 1,300 habitantes en este Pueblo Mágico, si bien hace unos cien años, cuando Porfirio Díaz, visitó Real de Catorce, existían allí más de 18 mil habitantes. De esta misma época son el Palenque de Gallos y la Arena de Toros, los cuales se perfilan como vestigios de una opulencia que se agotó apenas iniciando la Revolución.

Si se elige Real de Catorce como destino para pasar las vacaciones de Semana Santa, es recomendable recorrer sus barrios más significativos: Las Tazas,  Charquillas o el Centro. No hay que perderse tampoco, la Parroquia de la Purísima Concepción, donde se encuentra la venerada imagen de San Francisco de Asís. Es a la que los lugareños nombran cariñosamente como “El Charrito” o “Ponchito”, debido a su curiosa corona que se meja un sombrero. Otro lugar interesante en Real de Catorce es el Centro Cultural Casa de Moneda.

Escribe un comentario