Selva Lacandona: Un excelente lugar para el ecoturismo

La Selva Lacandona es un lugar exuberante y lleno de vida vegetal y animal, donde predomina un clima entre cálido, húmedo y lluvioso. Allí parece que el tiempo de los mayas se detuvo, y eso solo lo encuentras en el estado de Chiapas.

Los primeros habitantes de este lugar fueron conocidos como “Lacandones”, era una comunidad descendiente de los mayas que vivían en la orilla Del Río lacantún o piedra grande (provienen de la península de Yucatán). Esta comunidad se caracteriza por respetar el medio ambiente, no alterarlo y exaltar orgullosamente sus costumbres.

El único lugar de Chiapas donde no encontrarás una ciudad de llegada es allí, donde solo están ubicados centros turísticos y ecoturísticos. Además de los campamentos que están cercanos a los sitios arqueológicos, que están situados en lo profundo de la selva, desde donde se permite apreciar las maravillas naturales que ofrece el ambiente, como el río Lacanjá en donde se puede practicar el rafting o el kayak.

Estos espacios donde fluyen lagos, ríos, arroyos o montañas como “Los Montes Azules”, es un territorio prácticamente virgen y fue decretado como reserva protegida de la biósfera. La selva tiene una extensión de 331, 200 hectáreas con selvas altas y medianas, donde habita el 20% de biodiversidad de México.

Existen distintos tipos de tours que ofrecen un recorrido, lo más recomendado es que lleves un equipaje ligero, pero con pertenencias necesarias como: documentación, kit de primeros auxilios, bolsas para recoger siempre lo que consumes, ropa ligera y cómoda. Además de incluir un repelente para mosquitos y protección contra los rayos UV. Es importante seguir la línea ecológica y en la medida que sea posible, utilizar productos reutilizables y fabricados con responsabilidad. Puedes optar por bolsas de tela, o elegir un protector solar fabricado con filtros biológicos que no contamine el ecosistema marino.

Una vez tengas seleccionado tu grupo de excursión y tu equipaje, podrás adentrarte en medio de la exuberante selva para encontrarte con sitios arqueológicos como Bonampak, que es considerada la capilla sixtina de los mayas por sus destacados murales, Yaxchilán que está ubicada casi a la frontera con Guatemala y Lacanjá, la de más difícil acceso.

También se encuentra el “Parador Valle Escondido”, que está cercano a las zonas arqueológicas de Bonampak y Yaxchilán. Hacia al sur te topas con los centros turísticos “Lacandonia” y “El Escudo Jaguar”, desde donde se pueden apreciar las imponentes cascadas conocidas como las “Las Nubes y El Embarcadero Jerusalén”.

Otro sitio ecoturístico es el llamado “Las Guacamayas”, donde el principal atractivo es observar las guacamayas rojas, así como la fauna en su esplendor: tucanes, loros, pericos, tortugas, venados, monos, iguanas, cocodrilos, entre otros. El centro ecoturístico “Las Guacamayas” se puede visitar en lancha, kayac, a caballo, caminatas o senderismo en bicicleta

“Las Guacamayas” cuenta con restaurantes, cabañas, área de acampar, un embarcadero, estacionamiento y sanitarios. Este lugar es un paraíso que no puedes dejar de visitar y el cual debes cuidar durante tu estadía consciente, de respetar el hábitat natural, tal como los lacandones lo hacen.

Escribe un comentario