Secretos de los pilotos de aviación

En el marco de un vuelo, los pasajeros escuchan referencias acerca del clima imperante, la duración de la travesía, la necesidad de ajustarse el cinturón de  seguridad, etc. La tripulación de una aeronave es la encargada de ofrecer todas estas referencias a los pasajeros. Sin embargo, los pilotos de los aviones no son famosos por ser buenos conversadores o gente con mucha elocuencia. ¿Qué sucedería si en cierto momento los pilotos se decidieran a hablar con mayor liberad. ¿Cuáles son los secretos más relevadores de los pilotos de aviación?

Muchos pilotos aconsejarían evitar el café que se sirve a bordo del avión. Y es que el agua potable que se maneja en la aeronave está tratada con productos químicos para impedir que proliferen en ella hongos y bacterias. Pero esto mismo hace de su sabor, algo muy desagradable. Es importante que no es el café el líquido que tiene mal sabor, sino los químicos que se utilizan para la purificación del agua. Lo mejor es tomar otra bebida.

También podría sorprender a muchos lo relativo que resulta la seguridad recomendada en un vuelo. Se nos solicita constantemente que abrochemos nuestro cinturón de seguridad, sin embargo, todo ello solo es un protocolo y cumple un cometido más que nada psicológico. No muchos pilotes se preocupan por las turbulencias que se presentan en el aire. La verdad es que la mayoría de los accidentes de aviación acontecen antes del aterrizaje y justo después del despegue. Por el hecho de que la atmósfera no es más que una especie de fluido, los vuelos en su desarrollo son bastante seguros.

En ocasiones se observa la luz de “cinturón” encendida hasta 40 minutos después de haber despegado. Lo más seguro es que el piloto se haya olvidado de apagarla. No obstante, algunos pilotos deciden dejarla así durante todo el tiempo que dura el vuelo, o por lo menos durante más tiempo de 1 acostumbrado, principalmente si existen avisos de mal clima.

Otro gran secreto de los pilotes de avión es que la mayoría de los retrasos por tráfico aéreo están relacionados con las aerolíneas en tierra. Y es que, en muchas ocasiones, se programan más vuelos de los que se deben y pueden organizar. Un aeropuerto convencional de una sola pista, con la infraestructura conveniente para soportar un clima adecuado, puede solventar cerca de 60 vuelos o aterrizajes cada hora. Los retrasos acontecen cuando el clima no es favorable y la cantidad de operaciones tramitadas baja a la mitad. En lugar de atender los reportes meteorológicos, las aerolíneas se dedican a programar todos los vuelos que pueden.

Por último, podría sorprender que los pilotos de avión no ganen tanto como podría pensarse. Con relación a lo arriesgado de su tarea y la gran responsabilidad que implica, los pilotos que comenzaron apenas ganan menos que una educadora de preescolar en el período de un año.

Escribe un comentario