Sala Mexica del Museo Nacional de Antropología

El 17 de septiembre de 1964, el entonces presidente de México Adolfo López Mateos inauguró oficialmente el Museo Nacional de Antropología, en el Bosque de Chapultepec. El propósito de este recinto fue desde estos inicios fue desarrollar el registro, conservación, restauración, y exhibición de importantes colecciones con lo mejor de la arqueología y la etnología de nuestro país.

El Museo Nacional de Antropología está considerado como el más importante en su género en América Latina y uno de los más destacados en el mundo por su proyección museográfica. Sus orígenes se remontan a 1775, cuando ciertos documentos pertenecientes a la colección de Lorenzo Boturini, se pusieron a resguardo, por un mandato del virrey Bucareli, en la Universidad de México, sitio en donde también fue llevada la monumental escultura de Coatlicue, descubierta en 1790. Para 1825, gracias a un decreto de Guadalupe Victoria se inaugura el Museo Nacional, cuya sede era la calle de Moneda. En 1910, la colección fue trasladada al Chopo y el museo fue objeto de una reinauguración por el entonces mandatario Porfirio Díaz.

Fue en 1940 cuando todo este acervo fue llevado al Castillo de Chapultepec y solo quedaron en exhibición las piezas relacionadas a la antropología y la arqueología mexicana. El complejo arquitectónico actual que sirve como sede del Museo de Antropología, comenzó a ser construido en 1963 y se completó 19 meses después. Este proyecto fue dirigido por el famoso arquitecto Pedro Ramírez Vázquez. El recinto abarca cerca de 80 mil metros cuadrados de espacios bajo techo y al aire libre, incluyendo áreas verdes, patios, zonas de servicios y 22 salas de investigación. De entre ellas sobresale, la Sala Mexica.

Qué visitar en la Sala Mexica del MNA

La Sala Mexica es una de las más representativas del Museo Nacional de Antropología. Así también, es una de las que cuenta con más piezas arqueológicas para la contemplación y estudio del público. Tal y como sucede con la Sala Maya, la Sala Mexica es de las más visitadas por los estudiantes y los turistas, en especial los extranjeros. Esta parte de la colección del museo, nos hace patente la relevancia que tuvo la cultura azteca durante el periodo Posclásico Tardío, esto es, desde el año 1250 y hasta el 1521 d.C.

Los objetos que se exhiben en la Sala Mexica son testimonio del poderío y la visión del universo que tenían los aztecas. Quien explore esta parte del museo, tendrá la oportunidad de observar admirables muestras de la escultura azteca, como es el caso de la gran Coatlicue, la Piedra del Sol (conocida popularmente como el Calendario Azteca), la Piedra de Tizoc o bien, un formidable cuauhxicalli , es decir un recipiente para ofrendas con forma de felino. Así también la Sala Mexica cuenta con diversas representaciones de las divinidades aztecas, piezas de lapidaria y una notable maqueta del prehispánico mercado de Tlatelolco. También ponderables son las ofrendas halladas en el Templo Mayor y que se preservan y exhiben en esta área del Museo Nacional de Antropología.

Cómo llegar al Museo Nacional de Antropología

El Museo Nacional de Antropología se localiza en la Primera Sección del Bosque de Chapultepec, en la calle de Gandhi esquina con Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México.

Información relevante acerca de la Sala Mexica del MNA

La Piedra del Sol es una de las piezas más valoradas del museo. Es un gran disco de basalto hallado en el Zócalo en 1790.  En esta composición escultórica se representa el inicio y el fin del universo azteca. Esta cultura del México Antiguo, estaba convencida de que vivía en la quinta y postrera creación del mundo, a cada una de las cuales nombraban como “sol”. Esta obra mide 3.6 metros de diámetro y pesa 24 toneladas. El personaje que se aprecia en su centro, posiblemente se trate de Tonatiuh, el dios del sol, o bien, la telúrica diosa Tlaltecuhtli. Los 20 días que integraban el mes mexica se observan en la parte inferior de esta obra. Finalmente, las dos serpientes de fuego que bordean el contorno del disco, entreveran sus colas justo en el día de la creación.

Actividades a realizar en la Sala Mexica del MNA

Vale la pena recorrer con atención, el rellano de la entrada y la zona central de la Sala Mexica, puesto que en ella se localizan esculturas de gran tamaño, verdaderamente impresionantes. Tal es el caso de la representación de Coatlicue y las de las diosas Coyolxauhqui y Cihuateteo. No hay que perderse además, la representación a escala diminuta de un teocalli y un tzompantli, es decir un altar de cráneos del Templo Mayor.

Escribe un comentario