Qué comer en Valle de Guadalupe

Los focos turísticos más relevantes para los afectos a la buena mesa. Los vinos de esta parte del país, continuamente reciben reconocimientos a nivel internacional. Unas vacaciones en Valle de Guadalupe no solamente nos brinda la ocasión de conocer las mejores especialidades de México es célebre por el tequila, pero el vino que se produce en Baja California es uno de la gastronomía mexicana, sino también conocer restaurantes de prestigio mundial o bien de alojarse en sugestivos hoteles que parecen diseñados a medida de quienes en ellos se alojan.

Es imposible viajar al Valle de Guadalupe, zona vinícola de referencia en el norte de México, y no hallar deliciosa comida para acompañar de manera estupenda sus extraordinarios vinos.

Para fortuna de los miles de viajeros que gustan de frecuentar Valle de Guadalupe, existen opciones de alta gastronomía, prácticamente a cualquier hora: desde un desayuno típico en San Pedro de las Minas hasta las cenas especiales que preparan las sofisticadas cenas que preparan las mejores casas vinícolas en sus lujosas propiedades. Pero también es factible hallar platillos particulares de la zona del Pacífico, con mariscos y pescado fresco, o bien, exóticos platillos como la codorniz.

El clima privilegiado, tan mediterráneo del Valle de Guadalupe, lo hace excelente para el cultivo de la vid y no sería excusable dejar de saborear alguno de los vinos que allí se producen, sin duda alguna de los mejores de México. Buena parte de las casas productoras de vinos de Valle de Guadalupe, ofrecen interesantes degustaciones, teniendo como marco los vastos viñedos. Y es que en realidad, comer en Valle de Guadalupe es una experiencia única y de las más gratas que pueden tenerse en el estado de Baja California.

Los restaurantes del lugar, por lo general, sirven sus platillos al estilo campestre, con abundante carne de campo, hortalizas frescas, frutos regionales- como la uva, higo, manzana, naranja, mandarina, duraznos y ciruelas-, así como también, hierbas de olor como la albahaca y el romero.

En Valle de Guadalupe los viajeros podrán hallar una enorme cantidad de platillos como por ejemplo, la arrachera, el chamorro adobado preparado con cerveza, la cazuela de borrego, las costillas de cordero y la pechuga rellena de champiñones y espinaca.

Como postre, nada mejor que el pastel de manzana con helado y miel de vino, entre varios más. Definitivamente Valle de Guadalupe es uno de los destinos de turismo culinario más importantes de nuestro país.

Escribe un comentario