Platillos que no te debes perder en México

No hace mucho tiempo, la comida mexicana fue declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Lo que hace tan especial a la gastronomía mexicana es la mezcla de culturas que nos ofrece: las recetas europeas combinadas con exóticos ingredientes indígenas han hecho surgir a una de las tradiciones culinarias más interesantes del mundo.

La vivencia turística de recorrer el país, no estaría completa sin saborear la gran variedad de antojitos que llevan consigo, además de su delicioso sabor, toda una historia que contar y por lo consiguiente se transforman en elementos representativos de la idiosincrasia mexicana. Por todo lo anterior, en lo que sigue compartiremos algunos platillos que nadie se debe perder cuando se recorra México.

En primer lugar tenemos el mole. Se trata de un alimento típico de los estados de Puebla y de Oaxaca. Reconocida como una de las salsas más complejas e interesantes de la comida mexicana, incluye en su elaboración ingredientes como chiles, chocolate y semillas como ajonjolí, pistaches, nueces, además de especias como el clavo y la canela. Hay varias clases de mole, de acuerdo a la región donde se prepare: las más gustadas son el mole negro de Oaxaca y el mole poblano.

También imperdible es la cochinita pibil, platillo tradicional de la península yucateca. Se trata de un verdadero manjar que se prepara con carne de cerdo, achiote, especias variadas y un poco de jugo de naranja. Todos estos elementos son envueltos en hojas de plátano y puestos a hornear. Como complemento lleva una cebolla morada, salsa preparada con chile habanero y agua de horchata.

La barbacoa y el cabrito son otros alimentos básicos de la gastronomía mexicana. La primera es muy consumida en todo el país, aunque la más sabrosa es la que se prepara en Hidalgo. El segundo, es uno de los platillos de referencia en el norte del país. La barbacoa se prepara usando un método de cocción de raíces prehispánicas, con un hoyo cavado en la tierra y utilizando como rustico horno. El cabrito, en cambio, se prepara rostizado a las brasas y se consume con tortillas de harina, un picoso guacamole y frijoles charros.

Otros platillos que nadie se debe perder en México son los chiles en nogada, habituales en Puebla, los tamales, los cuales se preparan en toda la nación, el Pozole, de raíces prehispánicas y tradicionales de Guerrero, las Carnitas Michoacanas y la birria Jalisciense.

Escribe un comentario