Paseo por las cantinas del DF

De acuerdo con cierto refrán popular, “las penas con pan son buenas” y si este pan se acompaña con buenos tragos, por ejemplo, tequila de la mejor calidad, entonces mucho mejor. Para gozar de esta experiencia, nada mejor que las cantinas de la Ciudad de México. Se trata de lugares tradicionales de reunión para los capitalinos, refugios para escapar por unos minutos o unas horas, las presiones de la vida cotidiana y convivir con personas muy interesantes, en un ambiente sugestivo y bohemio.

En las cantinas del DF se congregan distintas historias, algunas verídicas y otras solo ficciones, que sirven para darle encanto a un momento. Pero en realidad no tiene tanta importancia la verdad que tenga una anécdota de cantina, como sí, en cambio, el fomento que hace de la convivencia entre los asistentes. Otros recursos de los que se valen estos típicos lugares de la capital, para amenizar la experiencia de los clientes, es el agregado de luces y pistas de baile. Pueden hallarse cantinas de diferentes presupuestos y en las ciudades más importantes del país.

Las cantinas son un verdadero refugio tanto para los hombres como para las damas y el único requisito para ingresar a ellas es ser mayor de edad. De esta manera se puede gozar de su mágico ambiente y su incomparable tradición.  Numerosos cantantes, escritores, músicos y pintores, han hallado momentos de brillante inspiración en las cantinas del DF.

Pero también en otras partes del país, existen excelentes cantinas, como por ejemplo “La Fuente” en la ciudad de Guadalajara. Allí se sirve, por supuesto, una gran variedad de tequilas, entre muchas otras bebidas, al tiempo que se preparan tortas ahogadas, tacos de birria y deliciosa ropa de médula.

Para quienes visitan la ciudad de Oaxaca, entonces lo mejor es visitar “La Farola”, en donde se puede degustar el mejor mezcal de la zona y saborear ricas tlayudas de cecina. En cambio, en la atractiva ciudad de Celaya, lo mejor es acudir a la cantina “La Castreña” en donde ofrecen deliciosos combinados de mezcal y de cerveza. En Veracruz, el lugar más recomendable, es “La Bomba”, donde se pueden degustar los célebres toritos o las infaltables micheladas, acompañadas de consomé de caracol, queso con jugo de limón y chile habanero.

Finalmente, volviendo a la Ciudad de México, existe un recorrido que nos lleva a las principales cantinas del DF, como por ejemplo, el Salón Corona, La Bota, El Gallo de Oro y La Opera.

Escribe un comentario