Michoacán, playas y naturaleza

Michoacán es un estado de la República Mexicana que se distingue especialmente por su profusa naturaleza y la pureza de su ambiente silvestre. Muchos viajeros acuden al territorio michoacano con el deseo de disfrutar de tantas maravillas naturales, manifestadas en abundantes valores ecológicos y biodiversos. Pero otros también lo hacen para gozar con las bellas playas con las que cuenta esta entidad del país. En lo que sigue comentaremos acerca de algunas hermosas playas de Michoacán.

La costa purépecha abarca unos 250 kilómetros de cautivadoras playas, las cuales aparecen en entorno de profusa vegetación, tanto de selvas tropicales como de bosques de coníferas y encinos, en las partes más elevadas de la Sierra Madre del Sur. Varios con los ríos que desembocan en esta área, como por ejemplo, el Coahuayana, Ostula, Coalcomán, Acalpican, Chuta y Nexpa. Una característica particular de las playas michoacanas es que integran una de las áreas del orbe en donde se efectúa la reproducción de tres variedades de tortuga marina: la golfina, negra y laúd.  Los santuarios más significativos se ubican en las playas de Mexiquillo, Colola y Maruata, así como también en las de Arenas Blancas y Huahua.

Pero las playas de Michoacán también son un hogar para otras especies de fauna, como las garzas, los caimanes, la iguana verde, el venado de cola blanca, los pericos y las guacamayas.

Playa Azul, una de las más recomendables, tiene ese nombre por la tonalidad de sus aguas y su grato clima a lo largo de todo el año. Es magnífica para los surfistas con experiencia, ya que tiene condiciones de dos puntos, esto quiere decir, olas que se desenvuelven en dos direcciones diferentes. También se proyecta como un espacio privilegiado para la pesca deportiva. Playa Azul se ubica a 25 kilómetros de Lázaro Cárdenas.

Es tiempo de mencionar a Faro de Bucerías, con su curioso paisaje de ínsulas rocosas. Estos lugares son santuarios para numerosas variedades de aves, en un entorno de aguas color turquesa de tranquilo oleaje y exóticos arrecifes. Es idónea para el esnórquel y el buceo. Faro de Bucerías se distingue además por su arena de tono dorado.

Boca de Apiza, Arenas Blancas y Pichilinguillo son otras de las playas más atractivas de Michoacán. La primera es un apacible paraje costero de profusa vegetación, la segunda destaca por ser el lugar principal en la región para el desove de tortugas y su nombre se relaciona con el particular color de la arena de esta playa y en el caso de Pichilinguillo es una bella playa en donde arribaron corsarios como Joris Van Spilbergen y William Dampier.

Escribe un comentario