Los túneles más largos del mundo

Auténticos prodigios de la ingeniería contemporánea, los túneles más largos del mundo se proyectan como hazañas de la tecnología de las sociedades actuales. Dispersos en diferentes países, estos grandes túneles son de enorme utilidad práctica no sólo para los habitantes de esos mismos lugares, sino también para quienes los visitan en plan turístico. Algunos de ellos sorprenden por su colosal proyección. Otros más por lo perfecto de su planteamiento de ingeniería. Incluso los niveles de seguridad y funcionalidad que ofrecen, son factores que definen su grado de excelencia. Se trata de los túneles más impresionantes del mundo y en seguida se los presentamos.

El túnel de San Gotardo en Suiza, encabeza este breve recuento. Tiene una extensión de 57. 072 metros y se encuentra en plena construcción. Estará listo para el 2017 y está planeado para facilitar el paso entre los Alpes, a los trenes de alta velocidad.

El túnel de Brennero, por su parte, cruzará buena parte de Austria e Italia. Es un ambicioso proyecto ferroviario que fue comenzado en el 2008 y será concluido en el 2025. Desde la ciudad italiana de Fortezza llegará a la comunidad austriaca de Innsbruck, haciendo del paso del Brennero, una de las rutas más prácticas para transitar por los Alpes.

Es tiempo de mencionar al túnel japonés de Seikan. Definitivamente estamos ante el túnel más largo del orbe. Fue construido a lo largo de 25 años y vincula las comunidades de Hokkaido con Honshu. Sin embargo, la opción de traslado aérea entre estos dos puntos, más rápida y económica, ha hecho que quede un poco relegado en su aprovechamiento. Mide 53.850 metros.

En el caso del Eurotunel, se trata de una famosa obra de ingeniería que une Francia con Inglaterra. En realidad ofrece una sencilla solución, transportando en un tren gigantesco a los pasajeros dentro de sus coches. De los 50 metros de extensión que tiene, 39 son submarinos, lo cual lo proyecta como el túnel submarino más grande que existe.

Otros túneles largos y admirables son el Túnel de base de Lötschberg (34.577 metros), el Túnel de Gibraltar (38.700 metros) y el Taihang Tunnel de China (27.848 metros)

Ojalá que este acercamiento a los túneles de mayor extensión en el planeta, sirva para valorar más los méritos de su construcción y del servicio que nos ofrecen. Pero además nos ayuda a imaginar cuáles serán los alcances de la ingeniería, la arquitectura y la creación de infraestructura en el futuro. Cada uno de estos túneles se orienta a solventar una necesidad urbana o de transporte buen definida. Y en efecto lo consiguen de manera muy satisfactoria, demostrando además que los alcances de lo humano son ilimitados, cuando se combina la inteligencia, el entusiasmo y suficientes recursos.

 

Escribe un comentario