Los mercados populares de Oaxaca

En el pueblo de Tlacolula, en el estado de Oaxaca, el mercado se instala el día domingo. Es la ocasión en la que se congregan, desde hace mucho tiempo, los habitantes de las comunidades vecinas. Al mercado de Tlacolula unos arriban para vender lo que han cosechado o fabricado. Otros, en cambio, asisten a intercambiar productos o a comprar lo que les hace falta en sus hogares.

Los mercados oaxaqueños tienen un encanto muy especial, que lo mismo fascina a los estudiosos en la antropología, que a los turistas y viajeros del resto de México y del mundo. Son muy parecidos a los típicos tianguis que se instalan en prácticamente todas las urbes del país. Sin embargo. Detalles adicionales que comentaremos a continuación, les dotan de un valor extra que los hace irresistibles y muy valiosos.

Tradiciones, anécdotas históricas, un patente sincretismo y siglos de costumbres que ni el tiempo o la modernidad han logrado alterar son características que definen a los mercados de Oaxaca. Quien visita uno de estos espacios, parecería transportarse en el tiempo y en el espacio, a un lugar donde la esencia de nuestro país fuera la pauta principal de todo el ambiente.

Qué visitar en los mercados de Oaxaca

Un ejemplo de mercado popular en territorio oaxaqueño, lo tenemos en Santo Domingo Ocotlán, población localizada a 29 kilómetros de la capital del estado. Los jueves es día de mercado en este lugar. En lugar de los puestos variados de los típicos tianguis, en los mercados oaxaqueños como el de Santo Domingo Ocotlán se puede observar a personas mostrando aves de corral para venta, en las banquetas del pueblo.  También se comercializan cacerolas, jarros, platos, molinillos de madera y utensilios de barro negro. No se trata de artesanías, sino artículos para el uso cotidiano de la gente de estos lares.

Otros de los objetos que anuncian en la calle los vendedores que asisten al mercado de los jueves en Santo Domingo Ocotlán, son: petates, madera de ocote, pedazos de cal, cazuelas con la bebida tradicional llamada tejate, estribos de cuero y monturas, tepache y pulque, semillas, chiles, especias, tlayudas y frutas variadas, dulces, pan, camarones secos, flores, yerbas y chapulines. Colores, aromas y sabores colman los sentidos de los visitantes, en una experiencia única, de gran valor cultural y turístico.

El mercado de Santo Domingo Ocotlán da directamente a la iglesia del pueblo, la cual destaca por su fachada de color azul pastel con adornos ocres y blancos. En este templo resaltan sus columnas adosadas y los nichos donde se exhiben representaciones escultóricas de santos.

Cómo llegar a los mercados de Oaxaca

Para llegar a Oaxaca se puede utilizar la vía terrestre. Desde la Ciudad de México, se parte de la Calzada Ignacio Zaragoza, y tras dejar atrás Santa Martha Acatitla se sigue hacia el entronque de San Martín Texmelucan. Una vez allí, se toma el desvío hacia el entronque de Puebla, luego la ruta hacia Acatzingo y posteriormente a Cuaunopalan. Lo que sigue es llegar a Tehuacán y no mucho después, los desvíos a San  José Mihuatlán. Nochixtlán y finalmente hacia Santiago Etla. Desde allí basta con seguir unos 15 minutos hasta llegar a la ciudad de Oaxaca.

Información relevante acerca de los mercados de Oaxaca

Otro mercado interesante es el mencionado al inicio, que se pone los domingos en el pueblo de Tlacolula. Este último es una comunidad de mayores dimensiones que la de Santo Domingo Ocotlán y por ello, su mercado también es más vasto. La zona más concurrida y abastecida del mercado de Tlacolula es la de comida cruda, en donde se ponen  a la venta tasajo, cecina y chorizos.

Actividades a realizar en los mercados de Oaxaca

Es recomendable seguir la usanza de quienes visitan esta parte del mercado de Tlacolula: quienes compran su carne en el espacio antes referido, la asan directamente en el mercado, en unos anafres encendidos con carbón instalados para este fin. Es una delicia oler y degustar la carne, lista para ser saboreada en ricos tacos, acompañada de una salsa picosa, y cebollas o nopales asados. Los mercados de Oaxaca son depósitos de tradiciones y hábitos de vida que se conservan desde tiempos inmemoriales.

Escribe un comentario