Los mejores tips y consejos para viajar con niños

Un viaje con los niños presenta una oportunidad fantástica para disfrutar de un tiempo en familia mientras a la vez se explora una cultura diferente. No obstante, el viaje con niños de cualquier edad presenta sus desafíos. He aquí algunos prácticos consejos para asegurar que toda la familia la pase de maravillas.

La planificación

Mientras los padres serán quienes en última instancia tomen las decisiones finales, se recomienda preguntarles a los niños cuales son sus preferencias a la hora de elegir alojamiento, comida y las atracciones que visitarán. Cabe destacar que si los niños están contentos, los padres lo estarán también. Se les puede consultar, por ejemplo, si desean estar cerca del mar y qué actividades desean realizar, como surf o buceo.

Por otra parte, tal vez deseen un hotel con piscina. Se les puede mostrar un mapa, folletos o páginas Web de los lugares a los que podrían visitar. Es una buena idea conversar sobre el clima, comida, y actividades que podrán realizar. Tal vez les interese conocer un poco de historia o recuerden algo de lo aprendido en la escuela sobre la cultura maya o azteca.

Cuestiones médicas

Una visita al médico de cabecera antes de viajar nunca está de mas. Es aconsejable evacuar cualquier duda antes del viaje, como también conversar sobre problemas que podrían surgir, como el clásico dolor de oídos al viajar en avión o problemas gastrointestinales desencadenados por la comida a la que no están acostumbrados. Se aconseja preguntar sobre las vacunas recomendadas o necesarias. De ser necesario, deberán solicitar las recetas para los medicamentos que podrían necesitar los niños y comprarlos antes de viajar. Finalmente, si viajan a México desde otros países, es de suma importancia verificar si el grupo familiar cuenta con el adecuado seguro médico y el alcance de su cobertura en México.

Alojamiento

Antes de elegir un hotel donde hospedarse, se recomienda preguntar si ofrecen sillas altas, corrales, cunas, etc. de ser necesario. Se aconseja considerar la opción de alojarse en un hotel que no sea “all-inclusive”. Si bien resultan muy tentadores y prácticos a la hora de controlar gastos (sobre todo al tratarse de una familia numerosa), es mejor conocer distintos tipos de restaurantes y experiencias culinarias. Parte del encanto de viajar es el conectarse con la cultura local. ¿Tiene sentido alojarse en un hotel “all- inclusive” y no abandonarlo para explorar la ciudad?

Viajar en avión

El viajar en avión con bebes o niños muy pequeños presenta sus dificultades. Es de suma utilidad reservar los primeros asientos de cada cabina. Algunas aerolíneas ofrecen cunas que se amarran a ese espacio, pero además los más pequeños pueden sentarse a jugar. Aquellos que cuenten con la edad suficiente, pueden empacar su propia maleta. Esto les inculca la responsabilidad por sus pertenencias. Es importante asegurarse de que empaquen los artículos esenciales como una buena cantidad de ropa interior, playeras y pantalones cortos, etc. además de los juguetes que desean llevar. Se aconseja además contar con opciones para entretenerlos durante las largas esperas en el aeropuerto como libros para colorear o leer, o reproductores MP3 para los mas grandes.

Viajar en coche

En este caso también es importante asegurarse de contar con actividades o juegos para mantenerlos entretenidos. De no ser así, es posible que se aburran de solamente ver el paisaje fuera de la ventana. Si se aburren terminan peleando y se crea un ambiente de agitación y mal humor para todos los pasajeros. Una buena opción es salir lo más temprano posible cuando los niños aun se encuentran dormidos. Podrán seguir durmiendo en el coche un buen rato, y esto les brinda un respiro y un momento de calma a los padres. Otra buena opción es un reproductor de DVD portátil – mantendrá a los niños entretenidos al menos durante un par de horas. Se recomienda preparar las comidas y meriendas de antemano. Comprar un sándwich en una estación de servicio cualquiera tal vez no sea la mejor idea.

Comidas

Es aconsejable planificar dónde y cuándo se detendrán a comer – y de ser posible buscar lugares interesantes donde parar para que puedan dar una vuelta por el pueblo. Los niños suelen ser quisquillosos con las comidas y esto puede dificultar las cosas. Cereales como avena y alimentos infantiles se pueden comprar en cualquier supermercado. Obviamente hay muchas frutas disponibles como piñas, naranjas, melones, sandias y papayas. Es de suma utilidad comprar leche en tetrapacks, la cual no necesita mantenerse refrigerada.

Los restaurantes presentan otro desafío. Algunos quizás no cuenten con sillas altas, por lo tanto se aconseja ver si las tienen antes de sentarse a comer. Si bien la mayoría de los restaurantes sirven los favoritos de los niños, se recomienda alentarlos a probar los platos locales.

Actividades

Los resorts ofrecen una gran variedad de actividades planeadas específicamente para niños pequeños o aquellos mayores, desde deportes acuáticos hasta talleres de arte. Esta es claramente la mejor opción para aquellos padres que desean relajarse y disfrutar un poco de tranquilidad.

Entre los mejores lugares para conocer con los niños se encuentra Puerto Vallarta, ciudad que ofrece una gran variedad de actividades – el parque acuático Splash brinda horas de diversión. En la península de Yucatán existen numerosos lugares fascinantes para explorar, parques ecológicos y áreas protegidas, como Chichén Itzá, una de las más grandes ciudades mayas, o Dzibilchaltún con su famoso cenote. No obstante, es importante que los niños sepan que no todos los lugares tienen pirámides o ruinas, pero si tal vez bellas catedrales o edificios coloniales para admirar.

Finalmente, es aconsejable averiguar si es posible participar de algún festival o celebración especial como el Día de los Muertos, el Cinco de Mayo o Semana Santa. Se recomienda disfrutar de las festividades tales como las disfruta la comunidad y no aquellas diseñadas para los turistas.

Escribe un comentario