La rama veracruzana y otras fiestas de fin de año

Durante el mes de diciembre en algunas regiones del estado de Veracruz se vive una entretenida tradición de posadas, que los jarochos llaman popularmente “La Rama“.

La rama es una mezcla de costumbres de origen español, indígena y afroamericano de la que resultó una fiesta popular en la que adultos y niños recorren las calles con una rama decorada con globos, listones y figuras y tiras de papel de colores, acompañados de música y entonando versos ingeniosos y pícaros para pedir aguinaldos, ya sea fruta, dulces o dinero.

Bien se puede esperar la rama en casa o acompañar a la procesión, cualquiera que sea la circunstancia, participar de esta animada celebración favorece la convivencia con amigos, vecinos y la comunidad.

Según la localidad que se trate cada rama se decora con su estilo, puede ser una rama de pino, eucalipto o de cualquier árbol, si eres de Xalapa, Orizaba o Tlacotalpan la diferencia estará en los detalles; algunas tendrán faroles de papel, globos y estrellas de brillos metálicos; otras más flores y frutas, unas serán más ralas y otras más decoradas según la costumbre y el ingenio de los pobladores.

En años recientes, las autoridades se han encargado de promover concursos entre grupos de música regional para crear rimas y sones para cantar y bailar la rama, interesados en preservar esta antigua tradición.

Al igual que las posadas mexicanas, la rama se celebra principalmente del 16 al 24 de diciembre; aunque ocasionalmente en algunas regiones de Veracruz se interpretan en fin de año, día de reyes o la candelaria.

Las composiciones musicales de la rama posteriores a la navidad se conocen como “pascuas” y “justicias”, son parte del cancionero popular de los jarochos y son una muestra de su espíritu festivo.

Otra costumbre popular es la conocida como el “El Viejo”, aunque casi desaparecida es una celebración para despedir el año, se practica en algunas ciudades y poblados con sus variantes.

Básicamente, los niños y jóvenes se disfrazan de “viejo” con barbas y harapos o cargan a un muñeco de cartón al que acompañan por la calle con música, que bien pueden ser jaraneros o sólo improvisan con tambores y panderos, los acompañantes bailan y entonan coplas para pedir “limosna” para el año viejo que se va.

En fin, que la rama nos anima a cantar, “Naranjas y limas, limas y limones…”

Fotografía: Concurso de Ramas. www.difver.gob.mx

Escribe un comentario