La Basílica de Guadalupe

El culto Guadalupano. Cuenta el historiador Edmundo O’Gorman que el culto Guadalupano tiene su origen en las necesidades de identidad criolla: para afirmar su originalidad, surgió esta invocación celeste, fusión de la imagen de la Diosa Azteca Tonantzin y la Virgen de Guadalupe.

La cultura mexicana se apropió de un tema prestado de la cultura medieval europea mediante un relato idílico en el que Juan Diego y la Virgen María dialogan; y tal relato ha cobrado gran importancia, que se dice que en México: ” aún los no católicos son Guadalupanos”.

En el transcurso del 11 al 12 de diciembre, la ciudad de México celebra una de las tradiciones más importantes: la veneración a la Virgen de Guadalupe.

Desde diversos puntos del país, llegan hasta la Delegación Gustavo A. Madero (zona norte) en el Distrito Federal, miles de personas que realizan un peregrinaje hacia el Cerro del Tepeyac, que alberga la Villa de Guadalupe, el santuario católico más famoso de todo México, construido por los franciscanos sobre las ruinas del templo a Tonantzin (diosa de la Tierra, regidora del nacimiento y de la muerte).

Fue así como a partir de la colonia, se le llamó “La Villa de Guadalupe” (en honor a la Virgen de Guadalupe), nombre que prevalece en el imaginario colectivo como ‘La Villa’.

Qué visitar en la Basílica de Guadalupe

Durante el trayecto a este Templo, es interesante el recorrido que se hace desde la avenida misterios, donde se observa a los “peregrinos” transitar con imágenes, mandas y diversos objetos que los devotos llevan hasta la Basílica de Guadalupe, para ser ofrendados o bien para recibir la bendición de la Virgen. Todo esto se puede observar si se hace el recorrido durante la noche del 11 de diciembre y la madrugada, así como durante el día del 12 de diciembre.

La calzada de la Villa, es el corredor directo que se junta en la parte sur con la avenida reforma y hacia el norte llega directo a la Basílica. En este trayecto, hay personas que otorgan gratuitamente agua y víveres a los peregrinos, en la noche se pueden observar fuegos artificiales y camiones que van llegando con adornos  y flores para la virgen.

Ya en el Templo de la Basílica de Guadalupe, hay un museo, con la historia de la Basílica, la estatua a Juan Diego, el cerro del Tepeyac, el Templo Antiguo, la Basílica Moderna que ofrece un recorrido por el lugar y te lleva hasta la imagen verdadera que se plasmo de la Virgen en una tela de ayate.

Cómo llegar a la Basílica de Guadalupe

Para acceder a esta zona de la delegación Gustavo A. Madero, el camino directo es por la Calzada de Guadalupe, que es la prolongación del Paseo de la Reforma hacia el norte. También existe una estación de la Línea 6 del Metro, “La Villa-Basílica”, que es perfecta para ubicarse cerca a la Basílica de Guadalupe o Nueva Basílica del Tepeyac.

Información relevante sobre la Basílica de Guadalupe

Durante la madrugada del 12 de diciembre, se le cantan las mañanitas a la Virgen. En el lugar se congregan tanto gente que vienen de muchos puntos del país, así como políticos y gente de la farándula y el espectáculo que le cantan a la imagen de la Virgen y le ofrendan, además canciones flores y ornamentos.

Si tu quieres ver esta celebración tienes que prepararte a caminar, llevar ropa cómoda y pocas cosas, así como evitar llevar objetos que llamen la atención; pues en el lugar se juntan, docenas de miles de personas y aveces ni siquiera se puede caminar, pero no es imposible lograr observar esta fiesta, solo toma tus precauciones.

En los alrededores hay muchas ofertas para comer y hospedarse, así que encontraras antojitos típicos del Distrito Federal como: quesadillas, sopes, tacos, tamales, etcétera, para todos los gustos y bolsillos. En cuanto al hospedaje, también encontrarás muchos sitios de precios para todos los presupuestos.

En la Basílica como sus alrededores encontrarás artesanías y recuerdos de todo tipo de materiales y de diversos estados de la república.

Actividades a realizar en la Basílica de Guadalupe

Recorrido por la historia y la religión del lugar.

2 Comments

  1. Yo considero que los politicos y los que estan en la basilica hacen un negocio detras de todo esto, ya que solo a los peregrinos se desvacilan su fe.
    Por ello suben los precios ese dia, de comida, retratos de la virgen, llaveros, etc. Creo que eso esta mal y que deberian de ser mejores seres humanos no jugar con la fe de los demás.

  2. Creer o no es cuestión de cada uno.
    Sólo sé que cada vez que voy a Mexico paso a verla.
    Se siente una mística rara, y por lo menos yo si creo en ella.
    Una parada obligada para los creyentes

Escribe un comentario