La adicción de viajar

Cuando uno comienza a viajar con frecuencia, haciendo de esta actividad una verdadera afición, puede desarrollar viajes- de inicio- una vez al año, por lo general en las vacaciones de verano. Sin embargo, algunas personas van más allá de ello y comienzan a viajar cada tres meses y posteriormente, una vez al mes. En este caso, uno puede preguntarse si es que existe una verdadera afición por los viajes.

Por supuesto, el concepto de adicción tiene una connotación negativa, relacionada con una dependencia excesiva a ciertas sustancias. Pero también puede comprenderse como una entusiasta entrega o adhesión. En este sentido, uno puede hacerse adicto a la belleza, la alegría de vivir, al amor verdadero.

De manera que las emociones que producen los viajes, pueden llegar transformarse en una verdadera adicción, un positivo apego, un entusiasmo que produce endorfinas en el organismo, y es similar a las sensaciones que se derivan del sexo o la práctica deportiva.

Definitivamente que, la adicción por viajar, es una respuesta aceptable a la ansiedad que tiene mucha gente por salir de su propio país, poner distancia de por medio con relación a su propio territorio, y entregarse a la aventura de conocer sitios nuevos.

Por lo tanto, se trata de una adicción que no debe generar desconfianza o recelo, sino que, por el contrario, se trata de una afición sana, grata, satisfactoria y buena. Muy pocas sensaciones se asemejan a la adicción por viajar. Así que, no esperes más y a viajar se ha dicho. Anímate.

Imagen: http://notirivas.com/

Escribe un comentario