Kolem Jaá, Tabasco

El estado de Tabasco, con sus más de 24 mil kilómetros cuadrados de densa vegetación, es uno de los más atrayentes, para los aficionados al ecoturismo, ya que, además, es el hogar de innumerables especies de flora y fauna. No en balde se dice popularmente que Tabasco es un Edén.

Aprovechando sus riquezas naturales, se han impulsado proyectos autosustentables, muy interesantes para los amantes de la naturaleza y la ecología, pero también al turismo de aventura y algunos deportes extremos. En las zonas silvestres de Tabasco, se puede practicar el ciclismo de montaña, la tirolesa, el canopy, la espeleología, el rappel, y muchas otras actividades de este estilo.

Un centro ecoturístico de los más destacados en territorio tabasqueño, es Kolem Jaá. El nombre de este lugar significa en dialecto chol “la grandeza del agua”. Tiene menos de diez años de haber sido inaugurado, con el objetivo de brindar un sitio vasto, en donde disfrutar de lo mejor del ecoturismo y del turismo de aventura. Así también, Kolem Jaá busca difundir los tesoros naturales de la región, puesto que las tierras donde se extiende eran antes utilizadas para el cultivo de chile habanero, milpas y potreros.

Qué visitar en Kolem Jaá

Ubicada en la selva media del territorio tabasqueño, en un entorno de cascadas, cuevas, ríos y montañas, la reserva ecológica de Kolem Jaá se extiende por más de 27.5 hectáreas, mismas en donde se refugian unas 200 especies de aves, 500 tipos de plantas tropicales y 300 variedades de mamíferos, reptiles e insectos.

Auténtico jardín botánico natural, Kolem Jaá se ubica a unos 95 kilómetros de la ciudad de Villahermosa, y es uno de los sitios más recomendables para visitar durante un viaje a esta entidad del sur del territorio nacional.

Las emociones comienzan desde que se  arriba a esta reserva ecológica. En un parador construido en las proximidades de Tapijulapa, los visitantes son recibidos por personal del centro Kolem Jaá. A continuación son conducidos en una lancha por el río Oxolotán, al ingreso a la reserva, en una travesía de menos de diez minutos.

Luego se cruza cerca de una cascada y diferentes riachuelos, en un ambiente de monos saraguatos aullantes, reptiles, insectos y aves. La vereda está señalizada por troncos incrustados en el terreno, que los turistas deben seguir. Una de las actividades predilectas de las personas que visitan Kolem Jaá es el canopy. Esta dinámica se lleva a cabo, recorriendo las copas de los árboles, utilizando un gran cable que va de tronco en tronco, y donde el visitante va sujeto de una polea y un arnés.

De este modo se avanzan 450 metros, comprendidos entre 11 plataformas y nueve cables de entre 10 y 150 metros de largo, a través de alturas que van de los 15 a los 40 metros. Desde esta elevada perspectiva se pueden observar perfectamente los ecosistemas de la zona, en rebosantes de monos saraguatos y otros habitantes silvestres del lugar.

Cómo llegar a Kolem Jaá

Partiendo desde Villahermosa, por la carretera federal Villahermosa-Teapa, a la altura del km 18, debajo del paso a desnivel, se toma la carretera estatal rumbo a Jalapa. Doblando a la izquierda y a partir de entonces, se siguen los señalamientos que te conducen a Kolem Jaa’.

Información relevante acerca de Kolem Jaá

Desde el recorrido en kanopi, por las alturas de la reserva ecológica Kolem Jaá, se pueden observar varias hermosas cascadas, que llenan de encanto estos exuberantes paisajes.

Tras finalizar esta dinámica extrema, se tiene que llevar a cabo un descenso en rappel desde la última plataforma. Cabe mencionar que este trayecto se efectúa con el apoyo permanente de personal especializado, quienes en todo momento procuran la seguridad de los visitantes.

Actividades a realizar en Kolem Jaá

Conviene conocer la alternativa de alojamiento que brinda la reserva Kolem Jaá, la cual consiste en una serie de cabañas con todos los servicios y comodidades. Es una experiencia turística como podría tenerse en un hotel de cinco estrellas. Pero también existe la opción de acampar en estos selváticos parajes.

Por su enfoque orientado a la protección del entorno natural y además servir como fuente de apoyo a las poblaciones de la región, en Kolem Jaá también se han emprendido diversas mecánicas productivas como viveros, talleres artesanales de mimbre, un espacio para la reproducción de bambú, un criadero de venados y muchos otros, sumamente interesantes de conocer.

Escribe un comentario