Hoteles Boutique y hoteles de diseño

Las tendencias hoteleras se modifican continuamente, pero hay una cierta tendencia por parte de los empresarios dedicados a este giro, en preferir edificios de pequeñas dimensiones, como los que utilizan los hoteles boutique, en los cuales lo que más se pondera, es satisfacer los gustos personalizados de los huéspedes. También son aspectos característicos de los hoteles boutique, un original diseño, la máxima comodidad y todo ello de acuerdo a las preferencias de los viajeros.

En los hoteles boutique, por su orientación hacia la exclusividad, la estética juega un rol preponderante. La mayoría de ellos son lujosos y pequeños, y si bien en los comienzos de tal enfoque hotelero, los costos que implicaban eran muy elevados, cada vez se ha vuelto más accesible financiarlos. Lo anterior ha hecho posible que se comience a jugar con el diseño y la inspiración personal de quienes gestionan los hoteles de esta clase.

Si hay algo característico de los hoteles boutique, es que manejan cierto estilo particular en donde se mezcla un gran colorido con la esencia de cada espacio, en donde lo moderno y lo contemporáneo se armonizan perfectamente. Para los hoteles boutique, es imprescindible que generen una gran privacidad y una proyección moderna y urbana. No hay que olvidar que este concepto de la hotelería surgió a partir del llamado diseño de autor, una tendencia de gran auge en años recientes y también, del crecimiento del turismo global.

Los primeros hoteles boutique orientados hacia la hotelería de diseño, aparecieron en los comienzos de la década de los ochentas del siglo XX, en ciudades como Londres, San Francisco y Nueva York. En nuestros días, existen hoteles boutique en todas las regiones del orbe.

Uno de los más famosos es el Delano de Miami, que cuenta con un diseño de Philippe Starck. Además, varias de las cadenas hoteleras más importantes a nivel internacional, tienen líneas enfocadas al diseño, como la W de Starwood y la Renaissance de Marriot. Los hoteles boutique tienen como público objetivo, viajeros vanguardistas y decantadas hacia la sofisticación.

Muchas de las personas que se alojan en estos hoteles, están relacionados con el mundo del arte, la publicidad o el cine. También hay que incluir en este grupo, a los empresarios que realizan por ellos mismos sus reservaciones por Internet y que están en busca de sitios distintos a los habituales. La exclusividad y la originalidad son elementos infaltables de los hoteles boutique.

Escribe un comentario