Gastronomía de Valle de Bravo

De entre los alimentos que son consumidos cotidianamente en el municipio mexiquense de Valle de Bravo, se encuentran, el chile, las tortillas, los frijoles, el pan, el café con leche, carne, huevos, pastas y diversos guisados de delicioso sabor. Por otro lado, hay que destacar el tradicional mole de guajolote, la trucha, la cabeza de res y cerdo al vapor, el consomé de borrego, las carnitas y la barbacoa. La combinación entre platillos de cocina internacional y especialidades típicas de la gastronomía mexicana es lo que caracteriza el menú cotidiano de los habitantes de Valle de Bravo.

Las bebidas tradicionales más gustadas de esta zona del Estado de México son, el pulque, la sambumbia, y diversos licores de frutas, como los de guayaba, zarzamora y membrillo. En  la actualidad ya no son elaboradas con objetivos comerciales, sino para el consumo personal de los habitantes de este Pueblo Mágico. También se acostumbra preparar agua de sabores en ollas de gran tamaño. En lo referente a los postres, las nieves de fruta y los ates son sumamente elogiadas.

Rebosante de tradiciones y colorido, Valle de Bravo tiene una extraordinaria variedad gastronómica, fundamentada en el chile, los frijoles y el maíz. En este encantador Pueblo Mágico del Estado de México, se preparan ricos platillos, basados principalmente en el frijol y el maíz. La res al vapor, el mole de guajolote y la cabeza de cerdo son algunos de los elementos tradicionales de las especialidades de Avándaro y Valle de Bravo.

Todas estas delicias se pueden degustar en los excelentes restaurantes de esta zona de Estado de México. Valle de Bravo se caracteriza por contar con restaurantes de excelente calidad para saborear lo mejor de la gastronomía tradicional de la región. Algunos de los mejores restaurantes de esta comunidad mexiquense son La Michoacana, La Cueva del León, La Cabaña, Balcón de Regis.

En la plaza principal de este Pueblo Mágico, se pueden disfrutar de excelentes antojitos mexicanos e imperdibles nieves artesanales de los más distintos sabores. En los restaurantes del lugar se pueden gozar de otros platillos típicos como por ejemplo, aquellos que se preparan con lobina negra y trucha arcoíris. Mención aparte merecen las ricas alcachofas que se cultivan en esta parte del territorio mexiquense y que forman parte de muchos de los guisos que se preparan en el lugar. Los valores culinarios de Valle de Bravo integran un atractivo imposible de perderse, para unas vacaciones por estos lugares del Estado de México.

Escribe un comentario