Fin de semana en Ixtapan de la Sal

Si lo que se busca es disfrutar de un fin de semana lleno de diversión y alegrías, especialmente para los pequeños, entonces no hay que desplazarse muy lejos de la Ciudad de México. Lo mejor es visitar Ixtapan de la Sal. En este balneario del Estado de México, los viajeros hallarán un entorno de gran belleza silvestre y uno de los mejores parques acuáticos de toda América Latina. Los invitamos con mucho entusiasmo para que visiten Ixtapan de la Sal, no solo para pasar un fin de semana de natación, esparcimiento y descanso provincial, sino además por conocer rincones rurales llenos de historia, tradiciones y cultura.

Para llegar a Ixtapan de la Sal, hay que avanzar 10 kilómetros desde Tulancingo hasta la glorieta de entrada Villa Guerrero, y luego hay que avanzar otros 24 kilómetros por la carretera federal 55 a través de una moderna autopista que conduce hasta esta comunidad del Estado de México. Cada vez que se viaje el fin de semana a Ixtapan de la Sal, no hay que perderse la oportunidad de recorrer la población de Coatepec Harinas, uno de los principales centros saraperos del territorio mexiquense.

Ixtapan de la Sal tiene un grato clima cálido y aguas termales con propiedades curativas. Pero lo más relevante del lugar es el Parque Acuático Ixtapan, una estupenda opción para gozar un fin de semana de natación y chapuzones con toda la familia. Tiene grandes áreas verdes, un tren panorámico, carrusel, lagos, albercas, juegos mecánicos, un barco pirata, el Río Loco que se navega en divertidas llantas, vestidores, servicio médico, cuatro deliciosos restaurantes, zona para almuerzos campestres y una fuente de sodas. Imposible no recomendar su área de aguas termales con 20 tanques estilo romano en donde se ofrecen tratamientos y terapias variadas.

A solo 5 kilómetros de Ixtapa de la Sal se ubica el pueblo de Tonatico. Es un sitio excelente para complementar un fin de semana en esta zona del Estado de México. Tonatico cuenta con atracciones como la cascada Salto de Tzunpantitlán, varias construcciones sacras de origen novohispano y bucólicos paisajes. También cercano está un lugar llamado Tecomatepec, la nombrada como “Ciudad del Barro”, por los rústicos hornos que allí se utilizan para cocer piezas de cerámica. Para conocer estos atractivos con calma y de cómoda manera, en Ixtapan de la Sal existen distintos hoteles, algunos de ellos muy exclusivos, para pasar un fin de semana lleno de diversión y descanso.

Escribe un comentario