Fin de semana en el Templo de Santa María La Nueva

En este artículo vamos a platicarles acerca de un templo que formaba parte de un convento carmelita homónimo, que tenía como misión darle albergue Manuela Molina, la mujer que la fundó, dedicó esta construcción a Santa Teresa de Ávila, Molina, tras haber heredado una gran fortuna, mandó construir el templo en los terrenos del antiguo hospital para leprosos en San Lázaro.

La estructura del Templo de Santa María data de inicios del siglo XVIII y tal y como sucede con buena parte de las iglesias de monjas, la nave de esta construcción se extiende paralela a los umbrales y la fachada de mampostería. Los detalles barrocos del Templo de Santa María La Nueva, fueron sustituidos por detalles mameristas y neoclásicos. Vale la pena conocer este histórico edificio de la Ciudad de México, en paseos de fin de semana, para conocer interesantes referencias. Una de ellas es que el edificio que les comentamos, con frecuencia es confundido con el Templo de Santa  en la calle Primo de Verdad.

Santa María La Antigua sobresale por la recreación que han hecho los feligreses en su espacio. Tradiciones y fervor definen este notable edificio sacro. Hasta hace algún tiempo, las personas compraban frascos, en un que su ruego se cumpliera.

Las religiosas que habitaron en el Templo de Santa María La Nueva confeccionaban y vendían escapularios con la imagen de la Virgen del Carmen y panes de color rosa, durante los días de la Nueva España. Luego de que las propiedades seculares fueron a pasar a poder del gobierno, el convento fue utilizado para diversos fines y en la actualidad es usado como escuela para personas invidentes. En este edificio se organizan talleres y cursos especiales para esta clase de personas.  Se encuentra abierto de lunes a domingo, de las 10 de la mañana a las 7 de la noche. La entrada no tiene costo.

El Templo de Santa María La Nueva se presta para ser disfrutado en un grato paseo de fin de semana y se localiza en Mixcalco esquina con Loreto, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. No te lo pierdas. Un buen consejo es ir transitando desde este edificio a las calles cercanas, para conocer sus diferentes sitios de interés, pero siempre tomando como punto de partida y llegada en estos paseos, el templo de Santa María La Nueva.

Escribe un comentario