El turismo antropológico

Así como hay personas interesadas en disfrutar de hermosas playas y otras con el deseo de divertirse a lo grande en los antros y discotecas de las ciudades más famosas, también existen quienes se interesan por el turismo antropológico. Pero, ¿En qué consiste esta variante turística? ¿De qué se ocupa? ¿Cómo se lleva a cabo?

Digamos que el turismo antropológico se enfoca en los seres humanos que habitan en determinadas comunidades, y que han sido capaces de preservar tradiciones y usos de vida de gran antigüedad. Los turistas antropológicos no buscan tanto distraerse o divertirse, sino más bien, conocer las tradiciones y costumbres de comunidades rurales y poblaciones provinciales, aunque no exclusivamente de esta clase de asentamientos.

Las formas de vida y manifestaciones culturales de comunidades a veces aisladas en selvas y serranías, son enorme interés para quienes gustan del turismo antropológico. En el territorio mexicano, por su vastedad y su notable diversidad, esta es una faceta turística de gran potencial. Viajeros de todo del mundo acuden a los puntos más remotos de la geografía mexicana, para conocer de primera mano, las tradiciones y costumbres de las comunidades indígenas de nuestra nación.

Esto lo hacen para saber cómo piensan, como sienten y viven los habitantes de tan apartados ligares. La verdad es que el turismo antropológico es una de las facetas más satisfactorias y plenas del turismo cultural, primero, por la manera que fomenta el respeto a las culturas diferentes y también, por el modo en el que propicia otras facetas del turismo alternativo, como el ecoturismo.

Escribe un comentario