Sitio arqueológico de Malinalco

Malinalco era un paso obligado para las comunidades que rendían tributo a Tenochtitlán. Era un punto estratégico desde un punto de vista comercial, y así lo consideraron los mexicas, puesto que conquistaron Malinalco en 1476. El nombre de este lugar significa “flor del zacate malinalli” o “lugar donde se adora la hierba torcida”. Las leyendas mexicas relatan que Malinalco fue fundado por Malinalxochitl, hermana del dios colibrí, Huitzilopochtli.

El mejor momento de esta urbe prehispánica, se vivió en el periodo comprendido entre el 1325 y el 1521. En lo más alto del cerro Texaltepec, también conocido como el Cerro de los ídolos, gente de las culturas azteca y matlazintla, encontraron un lugar idóneo para edificar un centro ceremonial relacionado con sus dinámicas militares. Por lo anterior, quien visite el sitio arqueológico de Malinalco en plan turístico, debe considerar que para acceder a él, hay que ascender una escalinata de 400 escalones. Tal altura nos deja entrever la estratégica ubicación que este sitio poseía. Algunas de estas construcciones datan de 1501 y fueron edificadas por mandato de los tlatoanis, Ahuizotl y Moctezuma II.

Qué visitar en el sitio arqueológico de Malinalco

Dentro del conjunto de estructuras sobresale la Tonatiuhichan o Casa del Sol. Es el templo más importante del lugar y fue labrado en las mismas rocas del cerro. Esto lo relaciona con construcciones similares como las que se encuentran en Jordania o Egipto. Cuenta con un basamento de dos cuerpos y una escalinata de 13 peldaños, con alfardas ornamentadas con esculturas que representan a jaguares. La entrada al Tonatiuhichan semeja las fauces de colosales serpientes y la bífida lengua de este monstruo se despliega a manera de tapete para recibir a los visitantes. Probablemente se trate de una representación de la telúrica deidad Tlaltecuhtli. El interior de este templo tiene una banca con adornos de jaguares y águilas tallados en la roca. Allí se realizaban ritulaes de iniciación para los jóvenes guerreros. Hoy en día el Tonatiuhichan cuenta con un techo de palapa, tal y como los especialistas consideran que se cubría en la antigüedad estas construcciones.

Otro importante edificio es el Tzinacalli o Edificio III, en el cual se incineraban a los guerreros caídos en combate. El Tzinacalli consta de dos habitaciones, una circular y otra rectangular, en los cuales aún quedan restos de coloridas pinturas.

No hay que perderse también, el llamado Rincón de San Miguel, un bello manantial prehispánico labrado en la roca y en donde seguramente se le rendía culto al dios Tláloc. En la actualidad, en este lugar aparece un altar dedicado al arcángel San Miguel.

Cómo llegar al en el sitio arqueológico de Malinalco

Este yacimiento prehispánico se localiza a 99 kilómetros de la Ciudad de México, siguiendo la carretera a Toluca rumbo a la Marquesa. Luego, transitando hacia Tenango del Valle, al llegar a la altura de Jajalpa, se sigue la desviación que conduce a Malinalco. Si se parte desde Toluca, se localiza a 70 kilómetros a través de la vía Tenango-Jajalpa.

Información relevante acerca del sitio arqueológico de Malinalco

La referencia de los posibles significados del nombre “malinalco” es más profunda de lo que parece en primera instancia. Muy probablemente se relacione con la noción prehispánica de la dualidad y la imagen de “hierba retorcida” aluda al nexo entre el mundo de los muertos, el ámbito terrenal y el mundo de las divinidades como “el sitio en donde se entreveran las partes”. Desde una perspectiva mísitico-marcial, acaso se relacione como la “morada de los valientes y fuertes hombres”, “los del invencible ánimo” o bien, “quienes representan al Sol en la tierra”.

La entrada al sitio arqueológico es de martes a domingo con un horario de 10 am a 18 pm. Tiene un módico precio e incluye el ingreso al museo.

Actividades a realizar en las cercanías de Malinalco

Se pueden visitar dos interesantes lugares: el Museo Universitario Dr. Luis Mario Schneider, el cual se dedica a la difusión de la valía histórica y cultural de Malinalco y que incluye una reproducción de la fachada e interior de la Casa del Sol y también, el ex convento agustino del Divino Salvador, el cual posee un precioso claustro ornamentado con frescos estilo plateresco dedicados al Jardín del Edén. Ambos lugares se localizan en el pueblo de Malinalcoen el Estado de México.

Más información en: http://www.malinalco.mx/

Escribe un comentario