Cosas que se deben revisar en el auto antes de viajar

Viajar sin contratiempos en coche precisa una completa revisión del llamado “triángulo de seguridad” que incluye los amortiguadores, las llantas y los frenos, además de revisar otros componentes del mismo vehículo.

Cuando una familia se va de vacaciones, debe revisar a conciencia que no le falte nada para disfrutar a plenitud su viaje. Lo mismo sucede en el caso de un coche, si ese es el vehículo que se piensa utilizar para ese viaje tan esperado: es necesario revisar a fondo el automóvil.

Y es que salir a carretera en nuestro tiempo precisa tener listo el vehículo ante cualquier eventualidad que se presente.

Hacer una revisión total del coche no requiere de un gran desembolso y solo eso basta para evitarnos desagradables experiencias, como es el resultado de accidentes o averías, ya sea a lo largo del trayecto o en el destino que tengamos pensado visitar.

Los amortiguadores

Uno de los componentes esenciales de la suspensión de un coche son los amortiguadores. Conforme se transita con el automóvil, tanto el aceite del amortiguador como los elementos que se encargan de la regulación del flujo de tal aceite se van degradando progresivamente. Si no se le da mantenimiento a los amortiguadores y las suspensiones, esto deriva en una falta de estabilidad en el coche, y ocasionar un grave accidente. Los amortiguadores deben revisarse cada 30 mil o 50 mil kilómetros y deben ser reemplazados luego de 50 mil o 60 mil kilómetros.

Las llantas

Son el único punto de contacto entre el vehículo con el pavimento y son indispensables para tener un seguro nivel de adherencia, frenado y estabilidad. De manera previa al inicio de un viaje hay que comprobar el nivel desgaste de los neumáticos. Si la altura del dibujo es menor a 1,6 mm, deben ser reemplazados. La carga de equipaje debe de realizarse colocando las maletas con mayor peso en la parte inferior del portaequipaje, para así propiciar un equilibrio de peso para cada rueda. De la misma manera, hay que constatar que se lleva el gato y la llave, así como también, se debe comprobar la presión que tiene el neumático de repuesto.

Los frenos

Para garantizar su mejor funcionamiento, es de enorme relevancia comprobar los frenos, así como constatar que se cuente con líquido para frenos, revisando el depósito que lo incluye. El nivel conveniente debe de estar entre el mínimo y el máximo de los niveles señalados en el contenedor. Los especialistas en mecánica automotriz aconsejan que se reemplace el líquido para frenos cada dos años e inclusive antes.

Imagen: http://www.anudaseguros.es/

Escribe un comentario