Colonia Roma, glamur capitalino e historia

A principios del siglo XX,  sobre el terreno de una añeja hacienda conocida como “La Romita”, el gobierno de Porfirio Díaz decidió edificar una colonia moderna que pudiera dotar a la capital mexicana de un nivel estético capaz de rivalizar con las capitales de Europa occidental.

Con refinados estilos arquitectónicos de toda índole (art nouveau, art decó y neoclásico), camellones rebosantes de vida, parques, fuentes y esculturas clásicas, la colonia Roma se transformó en un importante centro residencial de la aristocracia mexicana.

Como todo en la vida, el paso de los años hizo que la colonia fuera perdiendo gradualmente su glamur. Entre la décadas de los cuarenta y cincuenta gran parte de la aristocracia ahí residente se marchó hacia nuevos barrios que simbolizaban el ilusorio progreso modernista. Sin embargo, en los últimos desde la década de los noventa la Roma ha experimentado un nuevo auge por su estilo único. ahora revalorado, y su posición céntrica en la ciudad.

Entre los sitios más bellas que posee la Roma se encuentra la Plaza Río de Janeiro, la cual conserva en su centro una réplica en bronce del David de Miguel Ángel. Destaca también la Plaza Madrid, ubicada entre las calles de Durango, Oaxaca, Medellín y El Oro, la cual posee una réplica de la emblemática fuente de Cibeles de Madrid, obsequiada por la comunidad española en 1980.

Si deseas conocer esta colonia, te recomendamos zambullirte en los correderos de la Avenida Álvaro Obregón, donde se puede observar bellas fuentes y múltiples esculturas greco-latinas, así como también edificios bellos como La Casa Lamm, tiendas con libros antiguos y un bazar de arte los días domingos.

En la misma Av. Álvaro Obregón se encuentra la casa del poeta zacatecano Ramón López Velarde, la cual está en pie desde el siglo XIX y fue recientemente inaugurada en 2009 con salas interactivas que funcionan a través de sensores que activan narraciones y olores. En este museo el visitante podrá recrear la atmósfera que fue fuente de inspiración a uno de los más grandes poetas mexicanos.

También es recomendable recorrer la calle Orizaba, donde se localiza el Templo de la Sagrada Familia, construida en 1910 con un estilo neorrománico, neogótico y ecléctico. Entre las  peculiaridades históricas de este recinto católico, destaca que en uno de sus altares contiene los restos del padre Agustín Pro, quien fue fusilado por órdenes del entonces presidente Plutarco Elías Calles durante la Guerra Cristera de los años veinte.

Cómo llegar

Llegar a la Colonia Roma es muy sencillo a través del metrobus que recorre la Av. De los Insurgentes. Las estaciones que nos permiten bajar en la colonia son Nuevo León, Chilpancingo, Campeche, Sonora, Álvaro Obregón, Durango e Insurgentes.

Escribe un comentario