Cerro de Trincheras, Sonora

Sonora es una entidad de la República Mexicana que cuenta con una vasta historia, desde la época novohispana, cuando fungía como ruta de tránsito por los aventureros y exploradores que andaban en pos de las riquezas del Nuevo Mundo y también de los tenaces evangelizadores, que cruzaban los despiertos en busca de difundir las doctrinas católicas.

Por lo común, al norte de México se le consideraba como un territorio nómada, habitado por tribus cazadoras y recolectoras, así como también, los célebres “chichimecas”, denominación usada por los mexicas para referirse a los grupos de “barbaros” que únicamente utilizaban el arco y flecha.

En fechas recientes, esta visualización del norte del país, ha ido modificándose paulatinamente, de acuerdo a investigaciones que han revelado los secretos arqueológicos de la zona. Por ejemplo, ahora se sabe que la llamada cultura “Casas Grandes”, en el estado de Chihuahua, no fue la única que pudo equipararse en términos políticos, culturales y sociales, con las grandes culturas del centro de México.

Fueron las investigaciones antes mencionadas, las que perfilaron la importancia que tuvo un lugar de Sonora, el Cerro de las Trincheras, desde un enfoque arqueológico, para entender la historia antigua del norte de México.

Qué visitar en el Cerro de Trincheras

En el Cerro de las Trincheras destacan muchas construcciones de piedra, a las cuales los conquistadores españoles nombraron como “trincheras”, por la similitud que los europeos encontraron en ellas, con respecto a las fortificaciones de su tiempo. Sin embargo, tales trincheras son más bien una suerte de muros y terrazas que fueron edificando, poco a poco, los antiguos pobladores de la zona.

Es importante profundizar acerca de quiénes fueron los moradores de este imponente territorio. Entre los años 200 y 1450 d.C. algunos grupos de indígenas poblaron un terreno de un tamaño similar al de Suiza, en el corazón del desierto sonorense. Allí desempeñaron labores agrícolas, aunque nunca dejaron de lado la recolección y la cacería, para complementar su cotidiana alimentación.

Cuando los visitantes ingresan al Cerro de Trincheras, este último se proyecta como un lugar extraño, puesto que expone numerosas rayas que lo atraviesan. Esto último deriva en un curioso efecto óptico. No obstante, al aproximarse uno a tales rayas descubre que se trata de casi un millar de muros de piedra, que van de los 15 a los 30 metros de largo, aunque también existen algunos muros de 100 metros.

Tales estructuras en el Cerro de Trincheras, fueron colocadas por los antiguos habitantes del lugar, para la instalación de terrazas. Estas últimas fueron usadas como bases para las casas de los casi mil habitantes que tuvo el sitio.

Cómo llegar al Cerro de Trincheras

Desde Santa Ana a Caborca se debe tomar la carretera federal número 2. En la comunidad de Pueblo Nuevo, cerca del kilómetro 44, hay que tomar hacia la izquierda y seguir un  camino de terracería en buenas condiciones que, 22 kilómetros después del río Magdalena, nos lleva al lugar.

Información relevante acerca del Cerro de Trincheras

De entre las estructuras más interesantes de Cerro de Trincheras, destaca la denominada como La Cancha, por la similitud que guarda con las canchas para el juego de pelota mesoamericano. Cerca de allí aparecen diferentes unidades habitacionales, que hace mucho tiempo conformaban terrazas con ramadas y jacales. Allí se hallaron recintos adosados que fueron utilizados a manera de almacenes.

A continuación hay que mencionar a la Plaza del Caracol, edificación en la cima de un cerro que cuenta con varios muros semicirculares y un pasillo de entrada que delineaba una espiral.

Actividades a realizar en el Cerro de Trincheras

Por último, es de destacar el llamado Mirador, el cual se piensa era el área donde habitaba el grupo de gobernantes de la comunidad. Recomendamos contemplar este punto del Cerro de Trincheras. También pudo haber sido un espacio para la realización de ritos, puesto que han sido encontrados marcadores con marcas relacionadas con los solsticios invernales y estivales, en dos de los relieves principales del cerro.

Es interesante saber que la cultura Trincheras se caracteriza por sus trabajos artesanales elaborados en concha. Los investigadores han encontrado en esta área arqueológica unos 12 kilogramos de concha, lo que señala que era un material de gran relevancia para los antiguos moradores de la región.

2 Comments

Escribe un comentario