Ayapango, Estado de México

En medio de los parajes montañosos del Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, se levanta Ayapango, como un santuario de apacible encanto. Su grato clima de montaña, sus tesoros arquitectónicos, sus bellas haciendas, capillas y conventos, lo hacen irresistibles para quienes gusten del turismo en el Estado de México.

Ayapango se localiza en un largo valle, justo al oeste de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. El nombre de este pueblo mexiquense proviene del vocablo náhuatl “ayáhuitl” que significa “lugar de neblinas en las alturas”. Y basta experimentar un solo amanecer en esta comunidad montañosa, para percatarse de lo relajante de su ambiente. Por este motivo, resulta un atractivo lugar para pasar un fin de semana, en especial para los paseantes provenientes de la Ciudad de México.

Imposible no cautivarse, con su amable panorama de casas de techos rojos de dos aguas, sus varios edificios históricos de noble estampa y su entorno de montes verdes y campos vastos. Ayapango es un pueblo mexiquense que merece ser explorado sin apresuramientos y en lo que sigue comentaremos cuáles son sus edificios y lugares más significativos.

Qué visitar en Ayapango

Excelentes recomendaciones para conocer en Ayapango son la Casa Grande y la Casa Afrancesada, con características arquitectónicas sumamente atractivas y gratas para la contemplación.

Lo mejor quizás, sea la Iglesia de Santiago Apostol, principal edificio católico del lugar y enfocado a la veneración del apóstol Santiago. Se levanta en forma de cruz latina y sobre lo que parecen ser los vestigios de un antiguo convento. Una muestra de lo anterior es la portería, hoy transformada en la entrada a la casa cural. La torre y la fachada de la Iglesia de Santiago Apostol, exhiben elementos barrocos, manejando una transición entre la sobriedad y lo salomónico. Esta combinación se hace patente en los adornos clasicistas del edificio y la sutil proyección salomónica de las columnas de la primera sección de la torre. El interior de la Iglesia de Santiago Apostol, preserva valiosas pinturas sacras, elaboradas al óleo, que representan a Jesucristo, santos y arcángeles, así como un majestuoso mural en donde aparecen el cielo, el infierno y la tierra.

También recomendable, es recorrer las calles y casas de Ayapango para observar la arquitectura afrancesada de muchas de ellas, manifiesta, tanto en el material con el que están construidas, como la forma que poseen. Las paredes de muchas de estas viviendas es de adobe, los techos de dos aguas incluyen tapancos de madera- para resguardar el maíz- y cuentan con recubrimientos de tejas de barro. La mayoría de estas casas cuenta con grandes patios.

Un detalle interesante acerca de Ayapango, es que en una de estas casas habitó el famoso acuarelista Edgardo Coghlan, el cual plasmó en muchas de sus obras, el sugestivo paisaje de este pueblo con encanto. No dejes de admirar construcciones tan valiosas como las casas de Los Reyes, la Tienda, la estación del ferrocarril y la Casa Grande.

Finalmente, te sugerimos visitar una de las muchas granjas del lugar, para adquirir los deliciosos productos lácteos que la han dado renombre a la región, en especial, los sabrosos quesos que se elaboran en Poxtla.

Cómo llegar a Ayapango

Desde la Ciudad de México, hay que seguir el Boulevard Puerto Aéreo y continuar por la calzada Ignacio Zaragoza. Luego, hay que proseguir por la autopista 190 y en la desviación de Chalco, continuar por la carretera 115 hasta arribar por fin a Ayapango.

Información relevante acerca de Ayapango

Ayapango tiene una curiosa peculiaridad que se remonta de la época prehispánica. Y es que, cada casa del lugar, tiene un nombre que hace referencia a algunas de las características del área en donde se edificó. De tal suerte que cada casa de Ayapango ostenta una placa con su nombre prehispánico. Es entretenido y valioso, en un sentido cultural, ir de placa en placa, transitando por las calles del pueblo, para así conocer sus nombres secretos.

Las festividades más importantes de Ayapango tienen lugar en la Semana Santa, durante la cual se realiza en el Calvario, en los vestigios de la vieja Iglesia de Ayapango, una representación de la Pasión de Cristo. También se celebran, el 25 de julio, las fiestas en honor de los santos patrones del lugar, como Santiago Apóstol. En el marco de estos eventos se realizan danzas típicas de gran colorido y folclor.

Actividades a realizar en Ayapango

Te aconsejamos explorar la gastronomía y las tradiciones artesanalesde Ayapango. Lo primero, degustando los ricos platillos de influencia prehispánica que allí se preparan y lo segundo, conociendo las formas artesanales que se cultivan en el pueblo, por ejemplo, el tallado de madera, la elaboración de cuadros decorativos con semillas y la fabricación de velas aromáticas.

Escribe un comentario