Amecameca, Estado de México

El sortilegio de su territorio se percibe en su valioso pasado prehispánico y novohispano. Adentrarse en sus nevados parajes, disfrutar plenamente de su arquitectura y dejarse inundar por la impresionante presencia de sus volcanes, es una experiencia que ningún viajero del Estado de México debe dejar pasar. Es Amecameca, un lugar de enorme encanto silvestre y tradicional.

Desde su fundación, Amecameca se perfiló como un sitio de gran interés, en aspectos como su proximidad con la Ciudad de México, sus importantes centros políticos, su estratégica ubicación para los viajeros de la zona, y sus abundantes comercios. Todo ello le llevó a ser colonizado, muy poco después de la llegada de los españoles.

Amecameca significa en náhuatl “que lleva vestido de amate” y es de los escasos sitios que se desarrolló conforme el crecimiento industrial de la región. En Amecameca aparecieron muchas cervecerías, aserraderos, fábricas de telas, molinos de trigo, aserraderos, talleres de talabartería, cerería y alfarería al igual que diversos establecimientos para acuñar cobre, plata y oro.

Qué visitar en Amecameca

Una primera recomendación es el Santuario del Sacromonte, el cual fue edificado en las ruinas de los antiguos amoxcallis y teocallis de los moradores prehispánicos del lugar. Este complejo conventual, en su momento, fungió como la principal instancia evangelizadora de la comunidad indígena de Amecamecan. La iglesia que allí se localiza, una de las más importantes de Morelos, tiene en su interior, una representación de Cristo, elaborada con pasta de maíz. También destacable es la urna del altar principal, en donde aparece la figura del Señor del Sacromonte. Además, este cerro se constituye en un mirador formidable en donde contemplar los alrededores del pueblo y los hermosos volcanes.

Otro edificio sacro admirable en Amecameca es la Capilla de la Virgen de Guadalupe. Se localiza en las cercanías del cerro antes mencionado. Tiene una capilla de añosa construcción, con una fachada lisa, tres arcos rebajados y un frontón triangular. Su interior incluye un retablo barroco con ornamentos vegetales, y su atrio se proyecta como un cementerio en donde destacan antiguas tumbas y mausoleos bellamente labrados.

Por otra parte, el Templo y Ex Convento de la Virgen de la Asunción es un conjunto religioso edificado por los dominicos a lo largo de 1554 y 1562. En su fachada se observa una representación de la Virgen de la Asunción con caritas de querubines a sus pies. Bella es la decoración se la cornisa de la ventana, a manera de gotas y su retablo con la Virgen de Guadalupe. Otros tesoros de este templo son: un retablo con imágenes bíblicas y salomónicas columnas, otro retablo más, de estilo barroco y uno final, con una figura de Cristo elaborada en caña. El ex convento, noble y grande, del siglo XVI, deja ver vestigios de notables pinturas murales.

Tres lugares más de Amecameca que debes visitar por su gran interés y atractivo son: el Jardín de los Leones, la Ex Hacienda Panoaya, sede del Museo de Sor Juana Inés de la Cruz y el Parque de los Venados Acariciables.

Cómo llegar a Amecameca

Desde la Ciudad de México se sigue por el boulevard Puerto Aéreo y luego por la Calzada Ignacio Zaragoza. Posteriormente se transita por la autopista 190 y luego, en la desviación a Chalco, se toma la carretera 115, hasta llegar a Amecameca.

Información relevante acerca de Amecameca

Hay que aprovechar una visita Amecameca para conocer su mercado municipal, en donde se hallan productos con los sabores más característicos de la región. Un detalle infaltable es la nuez, elemento frecuente en los platillos tradicionales del pueblo, como por ejemplo, los chiles en nogada, el pollo a la nuez, los mixiotes de carne de conejo con nuez, y por supuesto las tan mexicanas quesadillas y demás antojitos. Por lo que se refiere a las bebidas, resulta una delicia probar los licores de frutas y de nuez que allí se expenden. Además, en agosto, año con año, en Amecameca se celebra la Feria de la Nuez.

Actividades a realizar en Amecameca

Una excelente recomendación es explorar el Parque Nacional Izta-Popo y Zoquiapan, reserva ecológica protegida que incluye más de 45,000 hectáreas en donde abundan los desfiladeros, barrancas, caídas de agua y abundantes bosques alpinos. Para alojarse cuenta con el albergue Altzomoni.

1 Comment

  1. Gonzalo Ramos Aranda on

    Por este conducto, les recuerdo lo siguiente: Los días tres al once de agosto del dos mil trece, en la hermosa población de Amecameca, Estado de México, se celebra la Feria de la Nuez de Castilla. Con tal motivo, me permito enviarles tres poemas, de mi autoría, relativos a tan hermoso festejo, los cuales se titulan: “AMECAMECA”, “NUEZ DE CASTILLA” y “MARAVILLA”. Espero que sean de su agrado, me gustaría escuchar sus comentarios al respecto. Gracias por su atención, adiós . . .

    AMECAMECA

    ¡Amecameca, señores,
    es la feria de la nuez!,
    yo me voy con mis amores
    y regresaré después.

    Vigilantes dos volcanes,
    lo protegen con sus nieves,
    cuidaré de mis quereres,
    porque sé que tú me quieres.

    El nogal fértil está,
    frutos frescos ya tendrá,
    una muy golosa ardilla
    busca su nuez de castilla.

    Tiene su Plaza bendita,
    el Kiosquito con barniz,
    hay te va mí tortolita,
    quisiera ser tu aprendiz.

    Ese capulín de vida
    me parece una cereza,
    yo te daré, consentida,
    lo que a ti sí te interesa.

    Y, si hablamos de los cardos,
    que son benditos nopales,
    resplandecerán gallardos,
    entre los bellos maizales.

    Una tuna, solo una,
    da sus jugos y se va,
    tendré siempre su fortuna,
    se que nunca morirá.

    El maguey, picos al aire,
    brinda pulque, por doquier,
    tiene un señor, donaire,
    que me quiere conocer.

    Llegaré, con mis rodillas,
    al Santuario del Señor
    y le diré, a hurtadillas,
    cobíjame con tu amor.

    Padre mío del Sacromonte,
    te vengo a pedir perdón,
    ya no seguiré tunante,
    llegará mi rendición.

    Se miran en los refugios
    un par de cruces chiquitas,
    cantaré diciendo elogios
    a las mujeres bonitas.

    Damitas de estas regiones,
    no soy digno de mí ser,
    rezaré mis oraciones
    más allá de fenecer.

    Acercándose la noche,
    con las sombras en derroche,
    se dibuja la silueta
    del lindo Valle de Ameca.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.
    México, D. F. a 25 de Julio del 2008.
    Reg. SEP Indautor No. 03-2008-080813184200-14

    NUEZ DE CASTILLA

    Clima templado,
    brote sagrado,
    grata cosecha,
    oye esta endecha.

    Dios de estos lares,
    quita pesares,
    en primavera
    penas modera.

    Verano, agosto,
    bebamos mosto,
    regional feria,
    alegre y seria.

    ¡Bailen chinelos!,
    fiesta de anhelos,
    que hay una planta
    que todo encanta.

    Nogal frondoso,
    de tronco grueso,
    muy fuerte, grande,
    su sabia es sangre.

    Cuna y rebozo,
    de un fiel reposo,
    ¡que maravilla,
    nuez de castilla!

    De Ameca emblema,
    color de crema,
    luz de la vida
    que adentro anida.

    Del árbol caes,
    bonanza atraes,
    por propio peso,
    tu almendra es beso.

    Cáscara dura,
    fuerte, madura,
    tiernas arrugas,
    de amor subyugas.

    Tienes dos valvas,
    las almas salvas,
    conchas, capillas,
    cubren semillas.

    Luces figura,
    fiel armadura,
    como un cerebro,
    con un requiebro.

    ¡Abrete sésamo,
    danos tu bálsamo!,
    hay cascanueces
    suaves, corteses.

    Fruto de aceite,
    rico deleite,
    das proteínas
    y vitaminas.

    Yo te disfruto,
    rindo tributo,
    sabrosa nuez,
    la boca es juez.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.
    México, D. F. a 20 de marzo del 2011.
    Reg. INDAUTOR No. 03-2011-041513462700-01 Para mi nieta Marijose

    MARAVILLA

    “Soy maravilla, soy superniña”

    Soy una ardilla
    de alma sencilla,
    de Amecameca
    que nunca peca.

    De ojos brillantes,
    par de diamantes,
    tengo la gracia,
    hago acrobacia.

    Mi cola es larga,
    peluda, parda,
    soy roedora,
    muy corredora.

    Amo las hojas
    que no son flojas,
    me gusta el campo,
    mi sello estampo.

    Subo a nogales
    por los ramales,
    como las nueces
    sin cascanueces.

    Las de castilla
    son mantequilla,
    uso mis dientes
    que son valientes.

    Camino, brinco,
    salto, rebrinco,
    vuelo gozosa,
    soy amistosa . . .

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda México, D. F., a 1º de enero del 2013. Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14 Para mi Marijose . . .

Escribe un comentario